Cómo hacer frente a factores externos que nos dificultan el entrenamiento

Por Pedro Fernández López para carreraspopulares.com - 06/10/2017

Este año he tenido en mi mano y pagada la inscripción de dos pruebas importantes para mí, uno fue el maratón de Madrid, y otra es el Triathlón de Barcelona.

En ambas pruebas ya tengo experiencia, pero en este 2017 las dos tienen algo en común: el maratón de Madrid no pude correrlo y el Tri de Barcelona está en la cuerda floja. Voy a dejar esta segunda ya que el motivo de participar en ella o no no es un tema físico o de preparación. Es un problema de agenda: correrlo implicaría hacerme en dos días más de 1400 kilómetros, 14 horas de viaje y un lío de trabajo. Pero el maratón de Madrid fue distinto. Al gestionar incorrectamente los factores externos, éstos me impidieron cumplir mis objetivos de entrenamiento y así cuando llegó la fecha de la carrera no estaba físicamente preparado.

¿Qué entiendo por factores externos? aquellos que influyen en mi comportamiento y en mis decisiones, pero que no dependen directamente de mí. Digo directamente porque no puedo evitar que existan, lo que sí puedo gestionar es la respuesta que tengo cuando aparecen y eso es lo que yo no gestioné bien, mi respuesta a factores como:

Cansancio, disposición inicial: todos cumplimos horarios profesionales exigentes y la mayor parte de nosotros dejamos el entrenamiento para última hora, cuando ya hemos cumplido nuestras obligaciones. Pero ¿como puedo gestionar este cansancio? ¿cómo puedo generar una disposición emocional que venza ese primer mensaje que nos dice “hoy estoy muy cansado, he tenido un día duro, mejor descanso y me tomo una cervecita”? Es bien conocido que el cerebro prefiere un estímulo positivo inmediato (comida, bebida), que un refuerzo positivo que implica un esfuerzo mayor -salir a correr- por lo tanto actuará con los recursos adecuados para que obtengamos ese estimulo rápido, y uno de los medios que tiene para conseguirlo es ese diálogo interno. Pensaréis que el cansancio es un factor interno, y tenéis razón, pero es debido a factores externos, por eso lo incluyo.

¿Qué tenemos que hacer para vencer esta disposición inicial? Primero hacer una buena respiración consciente: tres ciclos de respiración abdominal para así gestionar cuerpo y emoción. Una vez que hemos realizado estos ciclos de respiración, hemos de visualizarnos llegando a la meta, con el objetivo ya logrado, y visualizar cómo nos sentimos llegando a la meta, cómo nos vemos llegando a la meta, que cosas nos decimos y que cosas nos dicen. Con este ejercicio de visualización logramos neuroplasticidad positiva y estamos mostrando al cerebro lo que queremos conseguir. Manteniendo esta respiración y después de visualizar el objetivo cumplido, vamos a gestionar nuestro propósito, nuestro sentido de correr y hacer deporte. Esto lo lograremos haciéndonos las preguntas adecuadas y contestando sinceramente a ellas: ¿para qué corro? ¿qué me aporta? ¿qué conseguiré si logro este reto? ¿por qué es importante el deporte para mí? ¿cómo me siento después de correr? Cada uno puede buscarse sus preguntas, lo interesante es que la práctica del deporte venga de una elección, de unos valores vitales, no de una obligación. Una vez realizado este ejercicio de reencuadre y de generar una disposición inicial, nos ponemos la ropa deportiva y salimos a correr de forma sencilla y natural, el deporte forma parte de nuestra vida.

Otro factor importante externo es la familia, ya que el tiempo que dedicamos al deporte lo dejamos de invertir en otras áreas y una importante es la familia y los amigos cercanos. Para la gestión de estos factores me parece muy importante la gestión de expectativas: cuando compartimos con nuestro círculo más cercano que vamos a realizar un reto deportivo es muy común que solo hagamos esto, decir que vamos a correr una carrera. Pocas veces pactamos qué esperamos de las personas que están cerca de nosotros y qué esperan ellas de nosotros mientras preparamos este objetivo. Es decir, dejamos claro que vamos a realizar entrenamientos, que estos entrenamientos nos van a llevar un tiempo, pero ¿que esperamos de ellas? ¿qué esperan ellas de nosotros durante este tiempo? Las expectativas son como peces, que si no ponemos encima de la mesa antes de comenzar algo se pudrirán debajo, y cuando tengamos que sacarlos olerán mal y sabrán mal, y será tarde para disfrutar de ellos. Las expectativas siempre están y siempre salen a la luz, si no se gestionan son las causantes de los conflictos que se generan. Contratar expectativas siempre.

Si gestionamos nuestra emoción y disposición inicial antes de tomar la decisión de correr, mediante la respiración, la conexión con nuestro propósito y valores vitales, cambiaremos la emocionalidad a una más adecuada para la toma de la decisión, si además sabemos y cumplimos las expectativas con los demás y los demás saben qué expectativas tenemos sobre ellos en esta etapa no se resistirá ningún factor externo: estaremos unidos, alineados con nuestro propósito sin influir negativamente en los demás y los demás sabiendo como pueden ayudarnos para lograr este objetivo.

SOBRE EL AUTOR

Pedro Fernández López
Desarrollo de Cualidades Humanas para el Alto Rendimiento Profesional

www.desarrolloformidable.es



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

El corredor y el Ozono
Francisco Gilo

Es importante hacer notar que el ozono si bien afecta los tejidos pulmonares no altera el intercambio de gas alveolar por lo que la difusión y el transporte de oxígeno y anhídrido carbónico permanece inalterada.

¿Por qué nos comparamos con los demás?
Pedro Fernández López

La comparación es una forma de motivación a ser mejores. Aunque, mal canalizada, puede ser fuente de fruestraciones. Aprende a manejar la comparación con los demás y ganarás motivos para ser mejor cada día.

¿Qué tiene que ver dormir con correr?
carreraspopulares.com

Si mientras preparas una gran carrera es importante el sueño, cuando has terminado ese reto su importancia crece aún más. Dormir es, junto a la hidratación y a la reactivación muscular, una de las claves para ser mejor corredor.

Trabajo abdominal hipopresivo (II)
Rubén García

Profundizamos en el trabajo que mejorará tu zona abdominal con dos sencillas posturas. Bien trabajadas y junto con la respiración adecuada, te ayudará a convertirte en mejor corredor/a.

Las mas vistas

¿Cuál es el mejor momento del día para correr?
carreraspopulares.com

Imagina que no tuvieras más ocupación en el día que correr... ¿en qué momento preferirías hacerlo? Te damos las pistas para descubrir cuál es tu hora ideal para correr.

Ideas para molar corriendo de la cabeza a los pies
Adolfo Bello

Cada vez es más difícil diferenciarse del resto de runner. ¿Más difícil? Descubre las posibilidades que los complementos te dan para que tus compañeros vean cuánto molas

Ligar corriendo
Mario Trota

Cuando el running es una parte muy importante de tu vida es normal que se acabe convirtiendo en ´algo mas´.. . ¿Conoces a alguna pareja que se haya conocido corriendo? ¿Te ha pasado a ti? All you need is... run.

Carreras de montaña vs carreras de asfalto
Chema Martínez Pastor

¿Te has planteado hacer carreras de montaña? Si te animas te lo vas a pasar en grande, aunque hay algunas cosas que debes saber sobre ellas y que las hacen únicas.