Cosas que cambian en tu vida cuando empiezas a correr: la ropa

Por Marisol Galdón para carreraspopulares.com - 19/04/2017

El día que decides empezar a correr es un día cualquiera. No es que tenga nada especial. Igual ni siquiera hay un día concreto. Es decir, nadie se levanta un día y piensa: “mira qué buena mañana hace, me voy a convertir en runner”. El proceso suele ser gradual, y comienza mucho antes de que decidas ponerte las zapatillas por primera vez. Primero comienzas a pensar en ello, después puede que te informes, que preguntes, que compartas con algún conocido tu inquietud... O habrá quien salga a correr de repente, sin pensar en ello.

El caso es que, si pudiéramos identificar un día como “aquel en el que decidimos empezar a correr”, ese día debería pasar a la historia por muchas cosas. Si estás leyendo este artículo es muy posible que el running ya te haya atrapado y que ni te acuerdes de cómo era tu vida antes. Pero si echases la vista atrás, ¿podrías decir cuántas cosas han cambiado desde entonces?

Por ejemplo: cambia tu relación con la ropa. Cuando no haces deporte, la ropa que tienes en casa cumple, básicamente, cuatro funciones: ropa para trabajar, ropa para “salir a la calle”, ropa para salir de fiesta y ropa para dormir. Lo más parecido a ropa de deporte eran las sneakers que usabas para combinar con los vaqueros o la sudadera que usabas de pijama cuando hacía frío en casa. Pero cuando el running entra por la puerta, entran de la mano otros tipos de outfit. Y claro, hay que hacerles sitio. En nuestros pensamientos, y más importante aún, en nuestros armarios.

El primer reto al que te enfrentas es a decidir dónde vas a guardar tu ropa deportiva. Al principio pueden ser sólo unos pantalones cortos y una camiseta vieja de algodón, que acumulas junto a los pijamas o con la ropa interior. Pero conforme pasa el tiempo, te encuentras con que necesitas cajones -y en ocasiones muebles enteros- para guardar exclusivamente tu ropa de correr. No hablemos ya de las zapatillas, que empiezan compartiendo sitio con tus “bambas”, y acaban siendo las reinas del armario zapatero. Y, ojo, no hablamos sólo de ropa para correr. También está la ropa para antes y después de correr, conocida en muchos ámbitos como “chándal”. Tu vida cambia definitivamente el día que, tras muchos años de no ver ninguno (ay, esas clases de educación física...), descubres que necesitas un chándal. Al principio lo compras para dejarlo en el guardarropa de las carreras y ponértelo al acabar para volver a casa sin enfriarte. Pero cuando te quieres dar cuenta, lo llevas en otras ocasiones, mientras te preguntas por qué no lo usas más, con lo cómodo que es. Y aquí tenemos otra cosa que cambia: tu sentido de la moda. Pero volveremos en un párrafo sobre este tema.

Antes, destacar otra cosa que cambia significativamente. Y como seáis más de un runner en casa, prepárate. La lavadora. Hay casas en las que ya se ponen más lavadoras de ropa deportiva que de ropa “normal”. Y claro, no hablamos ya sólo del tiempo, energía y detergente que se gasta. Hablamos de, por ejemplo, el espacio para tender la ropa. Que levante la mano quien no se haya enfrentado al dilema de tener que poner una lavadora de ropa para correr, pero al mismo tiempo tiene el tendedero hasta arriba con una colada anterior que aún no se ha secado. Si vives en un clima húmedo, donde la ropa tarda más de un día en secarse, ¡te mandamos todo nuestro ánimo desde aquí!

Por último, volvamos con el tema estético. Si hay algo que cambia en ti el día que empiezas a correr es tu sentido de la moda. Porque vamos a ver ¿te habías imaginado alguna vez tomando algo en un bar con un pantalón de chándal y una camiseta amarillo fosforito en la que pone en el pecho “San Silvestre 2015”? Pues eso, no hay nada más que comentar sobre el tema. Correr cambia tu vida en formas que nunca habrías pensado.

SOBRE EL AUTOR

Marisol Galdón


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR JAVIER SERRANO

POR JAIME VILLA, BIKILA VALENCIA

POR ANDREA FERRANDIS



POR CARRERASPOPULARES.COM


Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Olvídate del GPS... de vez en cuando
Chema Martínez Pastor

Medir nuestras carreras y ritmos es muy importante para mejorar. Pero ¿realmente es necesario estar pendientes mientras corremos? Aprende a desconectar de vez en cuando.

¿Cuánto tardaría Usain Bolt en acabar un maratón?
Chema Martínez Pastor

¿Imaginas que un velocista pudiera correr ´a tope´ un maratón? ¿Cuánto tardaría? ¿Y un maratoniano en hacer 100m lisos? Descúbrelo en nuestra comparativa de velocidades.

Sueños de Maratón
Chema Martínez Pastor

Tu cuerpo está preparado para correr un maratón. Pero ¿y tu mente? ¿Qué se te pasa por la cabeza la semana antes de la gran cita?

La juerga del corredor
Mario Trota

Desde que corres, ¿sales menos de fiesta? ¿Se burlan de ti tus amigos no corredores porque ya no eres el juerguista de antes? Las prioridades cambian, sí. Pero eso no significa que no nos guste pasarlo bien. ¿Piensas igual que Mario Trota?

Las mas vistas

Más de 20.000 corredores vuelan por las calles de Madrid en una edición de Récord
carreraspopulares.com

El Keniano Moses Kibet rompió el récord de la prueba, con el segoviano Javi Guerra estableciendo una nueva plusmarca nacional en la capital. La keniana Joy Kemuda Loyce confirmó el doblete keniano en el Renault Medio Maratón de Madrid

¿En qué país se corre más rápido los Maratones?
carreraspopulares.com

¿Sabéis cuál es el tiempo medio de un ser humano en correr un maratón? Y, ¿en qué país ese tiempo medio es el más rápido del mundo? Para averiguarlo, el portal runrepeat.com ha analizado más de 2 millones de tiempos de maratones celebrados en 47 países durante 6 años. Aquí los tenéis.

Las 10 cosas que más nos gustan a los corredores
May Luján

¿Qué es lo que más os gusta de salir a correr? ¿Y de una carrera? Hemos comprobado que muchos de los gustos coinciden entre corredores. Y es que somos muy sencillos de contentar.

Los recortadores ¿nacen o se hacen?
carreraspopulares.com

Ya sabemos que el recortador es aquel runner que encuentra atajos para hacer menos distancia en las carreras. Pero ¿de cuántos tipos hay? Y, lo más importante... ¿por qué lo hacen?