¿Disfrutar de una carrera aunque no estés en tu mejor forma?

Por carreraspopulares.com - 30/05/2019

A todos nos ha pasado. Se abren las inscripciones de una carrera que nos apetece o de la que todo el mundo habla. Aún queda mucho tiempo, pero nos imaginamos participando en ella. Nos entra el miedo de que se acaben los dorsales (sí, esas cosas siguen pasando) y nos apuntamos. Seis meses antes de la carrera.

Y, claro, nos ponemos a prepararla. O, al menos, a tenerla bien presente en el calendario de nuestra cabeza. Seguro que hasta pensamos en cuánto tiempo la queremos acabar: ¿seremos capaces de batir nuestro propio récord en la distancia? Pero seis meses son muchos meses. Pasa el tiempo y, por complicaciones del trabajo, cambios en nuestra vida personal, lesiones... resulta que cuando llega el día de la carrera nos damos cuenta de que no estamos en nuestro mejor momento. Si nos habíamos apuntado con la idea de bajar tiempos, nos podemos encontrar en una situación muy incómoda: nos toca correr, pero sabemos que no vamos a ser “competitivos”.

¿Qué hacemos en ese caso?

Lo primero, y más importante, es hacer una evaluación objetiva de nuestro estado de forma. Si no hemos entrenado nada y se trata de una carrera exigente, tal vez tengamos que tomar la decisión más difícil de todas: no correrla. A veces es mejor quedarse con esa sensación de vacío que forzar la máquina y rompernos, cosa que nos hará perdernos más cosas que una única carrera.

Siempre hay quien se toma las carreras de otra forma.
Siempre hay quien se toma las carreras de otra forma.

Pero si estamos seguros de que la podremos acabar, toca cambiar nuestra configuración mental y ponernos otros objetivos para la carrera que no sean acabarla con una MMP.

Comparte la carrera. Si no vas a ir a “fuego”, puedes considerar unirte a un grupo de amigos que vayan a correr ese día juntos. No tenemos muchas oportunidades de coincidir con amigos en muchas carreras, porque cada uno tenemos objetivos distintos. Pero si vamos a correr a un ritmo más relajado, seguro que encontramos a amigos que van a un ritmo que nos interesa y que podemos llevar. Aprovecha para compartir ese tiempo con ellos. ¡Con amigos, las carreras se disfrutan más!

Una variante de lo anterior es hacer de liebre a alguien que corra menos que tú habitualmente, pero que tenga un objetivo de marca en esa carrera. Si tenías pensado correrla en 40’ pero sabes que no lo vas a conseguir y te lo quieres tomar con más calma, puedes acompañar a ese amigo que quiere bajar de los 50’ por primera vez. Ayudar a alguien a conseguir sus objetivos te hará sentir mejor que si los hubieras cumplido tú.

Disfruta el ambiente. Por primera vez en mucho tiempo, te vas a poner un dorsal y vas a poder llevar un ritmo que te permita levantar la cabeza y mirar a tu alrededor. Hazlo. Verás que la carrera es muchas cosas más que un grupo de gente corriendo hacia adelante. Fíjate en el público, en la animación de la carrera, quédate con los lugares por los que pasas. Esos recuerdos se fijarán en tu memoria casi más que una marca personal.

Prueba cosas. Si has decidido que la marca no es importante, puedes utilizar la carrera para probar cosas que te puedan servir para otras, como correr con gorra, o con mallas. Puedes probar geles o gominolas si la carrera necesita suplementos energéticos. O, incluso, estrategias de carrera. Prueba a hacerla de menos a más de forma consciente y evalúa cómo se comporta tu cuerpo ante cada cambio de ritmo.

Y si nada de eso te vale, simplemente recuerda: cada carrera es única y no tiene sentido andar comparándonos siempre con nuestro “yo” del pasado. Sal a la calle, ponte tu dorsal y disfruta. Sin más.



Tambien te puede interesar

La carrera ideal para el corredor popular
Mario Trota

En algunos casos son cuestiones quizá exageradas, deseos más bien utópicos o exigencias a un organizador que son difíciles o incluso imposibles de cumplir. Pero, ¿por qué no soñar? En un mundo idílico, ¿cuál sería nuestra carrera perfecta?

Correr te va a hacer un buen jefe
Chema Martínez Pastor

El running en la empresa es siempre una buena ayuda. Los jefes que corren tienen una serie de capacidades que, bien usadas, pueden hacer de ellos el líder que una empresa y un equipo de trabajo necesitan.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

Diario de un corredor: Maratón de San Sebastián
José Manuel Torralba

Queda poco para la maratón de San Sebastián, “una clásica” en el panorama maratoniano español. Si no la has corrido, aquí te cuento cómo me fue a mí para ver si te animas.

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.