Guía runner para papás y mamás

Por Marisol Galdón para carreraspopulares.com - 01/08/2017

Correr es una afición sana, fácil de practicar y que aporta todo tipo de valores positivos a tu vida cotidiana. Podemos decir que un corredor es más fuerte, tanto física como mentalmente. Y también que tiene más fuerza de voluntad, capacidad de lucha y un espíritu de mejora diferente al resto. Por lo menos al resto de personas que no practican deporte, no es que el runner sea una herramienta mágica. Cualquier deportista se beneficia de estos puntos positivos. Pero como somos runners, pues tenemos que destacar lo nuestro, que para eso lo practicamos y lo disfrutamos.

Así que, en el caso de familias con niños, tenemos una oportunidad para compartir con ellos y que vean qué cosas buenas pueden recibir de la práctica deportiva. Cuando un papá o mamá corre, sobre todo si tiene niños pequeños o recién nacidos, se tiende a pensar que son actividades incompatibles o que ya no va a poder dedicar tanto tiempo como antes a su afición. Por supuesto para todo hay niveles. Si antes de tener hijos dedicabas 3 horas al día a correr, ya te adelanto que es bastante difícil de mantener. Ni recomendable, ya que no hay actividad en el mundo que pueda sustituir a la de criar a un hijo.

Papá o mamá que nos lees, sabemos que ahora para ti el running ha podido pasar a un segundo plano. O tal vez sea al revés, tal vez tienes hijos, has decidido empezar a correr y no ves el hueco para conseguir esos momentos de entrenamiento. Por eso, hemos creado esta mini-guía, con consejos que te van a venir muy bien a la hora de combinar tu afición con tu papel de progenitor o progenitora.


¿Cómo compatibilizo el running con el cuidado de mis hijos?

- Si tu “peque” aún es demasiado “peque” como para acompañarte a correr, hay varias opciones para que te acompañe en tus entrenamientos. Para llevarle contigo, hoy hay diferentes modelos de sillas que te pueden ayudar con ello. Un carrito deportivo (prueba a hacer una búsqueda en Google y te sorprenderá la cantidad de modelos que hay) tiene una estructura más estable, generalmente con tres ruedas, sujeción para tu niño, manillar adaptado, espacio para almacenamiento y un montón de extras que harán que puedas correr sin problemas en compañía de los más pequeños.

- Inventa nuevos entrenamientos. Otra opción, si tu pareja también corre, es bajar con el niño al parque y hacer entrenamientos por relevos, haciendo turnos para quien se queda con el niño y quien corre. Por ejemplo, series de 1.000 metros por relevos. O probad a ver quien acaba antes: la mamá corriendo la vuelta a la manzana o el papá dándole de comer.

- Si tu hijo o hija ya camina, la opción de hacer relevos se vuelve aún más divertida, porque puedes intercalar cada serie con un juego donde los tres podáis participar, como un pilla-pilla.

- Cuando tu niño o niña ya pueda correr, tienes una opción perfecta para conseguir que se aficione al deporte. Pero siempre comprendiendo que se trata de una criatura. No trates de “entrenar” con ellos, sino simplemente que lo realicen como un juego, en el que cada vez van a poder llegar un poco más lejos. Si tienes dudas, consulta con un experto para saber cuál es la cantidad de ejercicio (e intensidad) recomendado para un niño pequeño.

- Busca carreras en las que pueda participar toda la familia. Se trata de una práctica cada vez más habitual, seguro que en tu ciudad encuentras alguna carrera de 2-3 kilómetros para todas las edades. Si no las hay, cada vez son más carreras las que disponen de pruebas para los más pequeños.

- Aprovecha para que aprenda a competir y a mejorar, a esforzarse por conseguir cosas. Pero si algo tiene el running es que te enseña que ganar no lo es todo, y esa lección para los más pequeños es muy importante.

SOBRE EL AUTOR

Marisol Galdón



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Los mejores disfraces para correr la San Silvestre
Adolfo Bello

Cada carrera que hemos corrido en 2017 ha sido una fiesta. Así que la última carrera del año no puede ser menos. ¿Has elegido tu disfraz para la carrera de San Silvestre?

CORRIENDO POR LOS PUERTOS MÍTICOS (XXXI): Grosse Scheidegg, Suiza
Jorge González de Matauco

De Meiringen a Grindelwald. Estos nombres de localidades suizas no serían más que dos simples puntos en el mapa si no los uniera una carretera construida en varias fases entre 1966 y 1979 a través del Grosse Scheidegg, uno de los puertos paisajísticamente más bellos de Europa.

Corredores vs corredores ¿de qué lado estás?
Chema Martínez Pastor

No se trata de hacer bandos, pero casi. Ante una carrera siempre hay dos posiciones: o vas a competir o vas a disfrutar. ¿Crees que se pueden hacer las dos cosas a la vez? ¿De qué lado estás?

Cuando estoy lesionado
Mario Trota

Las lesiones son parte inevitable (o casi) de nuestra afición por el running. Por eso, con el tiempo aprendemos a llevarlas mejor y a que no nos afecten para tratar de recuperarnos bien y seguir practicando lo que más nos gusta.

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

¿Cómo almacenamos la energía en el cuerpo?
Carolina Villalba

¿Sabes que es el glucógeno? Es una forma de almacenar la energía en el cuerpo. Esos depósitos están en el hígado y en el músculo, pero la cantidad depende de la masa muscular que se tenga y de la alimentación que se siga. Carolina Villalba nos lo cuenta en este artículo.