La música y el corredor (1)

Por Mario Trota para carreraspopulares.com

Antes de empezar, quiero dejar claro que este artículo no versa sobre los múltiples estudios acerca de los efectos que la música tiene en el cuerpo humano cuando está haciendo ejercicio. Aunque he leído las conclusiones de muchos de ellos y me ayudan a tener una opinión formada al respecto (podéis hacer lo mismo, Internet está plagado de artículos que hacen referencia a este tema). Pero prefiero partir de la base de que, al igual que cada persona es un mundo diferente en sí misma, cada corredor es, en esencia, diferente. A pesar de que tengamos muchas cosas en común.

Por eso sé que lo de escuchar música para correr es algo muy personal. Dejemos atrás, antes de nada, lo que he aprendido leyendo esos artículos a los que hacía referencia. Primero, que se ha demostrado que escuchar cierta música mientras practicamos ejercicio puede aumentar nuestras pulsaciones y, de alguna manera, mejorar nuestro rendimiento. La música puede acompañarnos, distraernos del dolor, hacer que corramos más rápido intentando adaptar nuestro paso al ritmo de una determinada canción, o simplemente apelar a nuestras emociones para conseguir que corramos más felices y, por tanto, con mejores sensaciones.

Todo eso puede ser cierto, y hasta uno de los principales estudiosos del tema, el doctor Costas Karageorghis, experto en psicología deportiva, dijo una vez que se podría pensar que escuchar música es "un tipo de droga legal para mejorar el rendimiento". O sea, una especie de dopaje no prohibido.

Pero, como me ocurre normalmente, es mi experiencia y el contacto con otros muchos corredores populares lo que me ayuda a sacar muchas conclusiones, que no pretendo, en ningún caso, que compitan con estudios científicos de expertos en fisiología, psicología deportiva o cualquier otra disciplina.

¿Y qué aprendo con mi propia experiencia y en las conversaciones cervecita en mano con mis amigos runners tras una carrera o entrenamiento? Pues que hay muchas e interesantes posturas, que me llevan a su vez a varias conclusiones, algunas divertidas, otras difíciles de entender. Pero son estas y aquí están:

Algunos expertos consideran que escuchar música mientras corremos puede ayudar a mejorar el rendimiento
Algunos expertos consideran que escuchar música mientras corremos puede ayudar a mejorar el rendimiento

1-El debate sobre si se debe escuchar música o no es cada vez mayor

Ya que el número de corredores aumenta a diario. Y también se hace más extremo. Algunas veces las discusiones suben de tono y sobrepasan los decibelios de la propia música.

2-Argumentos a favor de escuchar música mientras corremos.

Los que lo defendemos (me incluyo entre ellos, soy un empedernido consumidor de música en mis entrenamientos y carreras) coincidimos en varios argumentos:

-Escuchar música nos anima y nos ayuda a ponernos a tono.

-Nos motiva en los momentos de bajón.

-Nos ayuda a evadirnos del sufrimiento.

-Nos entretiene y nos hace compañía, sobre todo en las tiradas largas o entrenamientos más monótonos.

-Nos da la chispa que necesitamos en los entrenamientos intensos, como las series. Eso sí, depende de qué música escuchemos en ese momento. Lo normal es hacerlo con música de ritmos altos o de alto contenido emocional. Aunque conozco a algún corredor que escucha lentos solos de piano mientras corre para evitar pasarse de rosca.

-En las carreras, nos da ese punto de fuerza mental extra que necesitamos poco antes de llegar a meta si estamos sufriendo más de la cuenta.

3-Argumentos en contra de escuchar música mientras corremos.

-La música nos distrae del entrenamiento o de la carrera.

-Correr con música impide escuchar los sonidos de la naturaleza, de la calle, del entorno por el que corremos.

-Correr con música nos impide escuchar a nuestro cuerpo, la respiración y los latidos del corazón, sentir nuestras pulsaciones.

-Si vas acompañado, es una falta de respeto, ya que no haces caso al corredor que va junto a ti.

-En las carreras, te pierdes el ambiente y los gritos y ánimos del público (cuando lo hay).


Permitidme que, ya que soy yo quien escribe este artículo y soy corredor-musical, plasme aquí algunos de los argumentos que uso en mis discusiones post-entreno o durante los propios rodajes con mis amigos para responder a algunas de estas afirmaciones:

*Lo de distraerse del entrenamiento es relativo. A algunos, escuchar música nos ayuda a meternos aún más en él.

*Si corres en la naturaleza, entiendo que quieras escuchar ciertos sonidos agradables. Pero querer escuchar el ruido de los coches cuando pasas junto a una carretera, es algo que nunca entenderé.

*Lo de escuchar al cuerpo es, para mí, algo más interno y personal. Creo que los latidos del corazón y la respiración se pueden sentir o escuchar aunque estemos escuchando música. En este punto siempre pongo el mismo ejemplo: "¿Por qué mucha gente baja el volumen de la radio del coche cuando está aparcando? ¿Acaso para escuchar el golpe que pega al coche de atrás porque aparca de oído?" En realidad, lo que ocurre es que tanto al aparcar como al correr, a mucha gente le cuesta más concentrarse en la actividad si hay música que le distraiga. Algo que a otros no nos ocurre.

*Hombre, está claro, si quedamos con un amigo para charlar mientras entrenamos, y por muy musiqueros que seamos, no llevamos encima nuestro aparato reproductor (sea el que sea, luego hablaremos de ello).

*No, los corredores-musicales no somos tontos. Si participamos en una carrera con mucho público, de esas en las que escuchas gritos y ánimos en los momentos especiales, apagamos la música, o la dejamos en la mochila, directamente.

4-El término medio.

Que es al final el más extendido. Hay defensores acérrimos de una y otra postura y corren siempre con o sin música. Pero también están los que escuchan música en unas ocasiones y en otras no lo hacen. Lo más normal es escuchar música cuando vas solo y en rodajes normales y no escucharla en las carreras, sobre todo si vas a ir acompañado.


Puedes leer la segunda parte de este artículo [ aquí ]

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Arthur Lydiard, el hombre que popularizó el ‘running’
Luis Blanco

Fue mucho más que un entrenador. Y su influencia en el deporte popular fue determinante. Los corredores populares deben mucho al neozelandés Arthur Leslie Lydiard.

Fundamentos del turismo deportivo
Sergio Núñez Vadillo

Los eventos deportivos representan una oportunidad de negocio para los empresarios y una ocasión de generar riqueza para los organismos que los promocionan en los espacios que los acogen.

¿Qué le puedes enseñar a tus hijos sobre el running?
carreraspopulares.com

Correr con tus hijos es una buena idea, porque verás en ti un ejemplo de conducta que les ayudará a afrontar sus problemas en el futuro. Sé el mejor ejemplo, mostrándoles la parte positiva del running.

Si crees que correr se te ha ido de las manos, mira esto
carreraspopulares.com

Los ´Marathon Maniacs´ no son un grupo corriente. Sólo quienes hayan demostrado una capacidad titánica para acabar maratones puede formar parte del club. ¿Estás lo suficientemente demente como para pensarlo?

Las mas vistas

Glúteos fuertes: corre mejor y más rápido
Rubén García

Muchas veces te olvidas de ellos y es un error. Unos glúteos débiles influirán en una peor carrera. Rubén García nos presenta unos ejercicios que te fortalecerán y mejorarán tu técnica de carrera.

Tú elegiste correr el Maratón, no fui yo
Raquel Landín

¿Vas a correr un maratón? Pero, realmente, ¿quieres correr un maratón? Depende de ti. Raquel Landín nos hace ver que lo tenemos en la mano, pero que debemos ofrecer un compromiso por nuestra parte.

El Aquarunning. ¿Qué es y cómo te puede ayudar?
Raquel Landín

¿Tienes una piscina cerca o vives junto al mar? Pues entonces puedes practicar aquarunning. Aprende en qué consiste, cómo se realiza y los beneficios que te aporta si eres corredor/a. Con Raquel Landín

Los 7 pecados capitales en nutrición
Laura Jorge

Son errores clásicos, vale. Pero ¿los evitas? Repasemos esos hábitos que, si los conseguimos eliminar, nos convertirán en personas más sanas. Y vosotr@s, ¿sois pecadores?