Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)

Por Adolfo Bello para carreraspopulares.com - 28/09/2018

Hay un refrán no muy conocido que dice “consejo de quien bien te quiere, escríbelo aunque no lo apruebes.” Y es que nos encanta dar consejos. Somos así de espléndidos. Además, no lo podemos evitar. Oímos que alguien va a correr tal o cual carrera, o nos cruzamos con alguien que está empezando a correr y enseguida nos cargamos con la responsabilidad de transmitir nuestro conocimiento (barra imposición) para decirle aquello que le irá bien sin ninguna duda.

Pero lo que suele pasar con los consejos, por muy bien intencionados que sean, es que solemos aconsejar aquello que nos ha ido bien a nosotros. Pocas veces analizamos la situación realmente para adaptar ese truco o recomendación a a otra persona, de manera que le pueda sacar el máximo partido.

¿Te han dado (o has dado) algún consejo que finalmente no ha dado el resultado esperado? Hay que tener mucho cuidado con la información que se da a un corredor inexperimentado, porque corremos el riesgo de que se tome por una verdad incuestionable.

“Si no acabas agotado/a una carrera es que no te has esforzado lo suficiente”

Primero: es posible dar un buen rendimiento en carrera y no llegar demolidos a la meta. Si hemos entrenado bien y hemos sido inteligentes llevando el ritmo, podemos cumplir los objetivos sin dejarnos el alma en el intento. Y, segundo, no en todas las carreras debemos ir a tope. Disfrutar el ambiente, compartir el recorrido con los compañeros, vivir el running desde dentro, pueden ser objetivos muy interesantes y para los que no necesitamos agotar hasta nuestro último aliento.

“Si cenas carbohidratos, aumentarás tu nivel de grasa”

Por suerte, cada vez más nutricionistas están poniendo sentido sobre esto. La dieta de un deportista es muy diferente a la de personas más sedentarias. Y nuestras reservas de energía proporcionadas por los carbohidratos tienen que estar cargadas cada vez que las necesitemos. Por eso, si hemos entrenado por la tarde, lo que estamos haciendo es cargar las reservas que hemos vaciado corriendo. De todos modos, lo más sensato en estos casos es dejarse aconsejar sólo por un nutricionista y si es especializado en deporte, mucho mejor.

“Nunca estrenes nada el día de la carrera”

Aquí hay parte de verdad, pero en realidad estamos exagerando mucho. Porque, seamos sinceros: ¿a cuántos de nosotros nos ha dado problemas una camiseta, unos calcetines o unos pantalones el día que los hemos estrenado, tengamos o no carrera? Salvo que te compres material del que no estás muy seguro (cosa que no recomendamos), una buena camiseta técnica, unas mallas, unos calcetines... es muy difícil que te vayan a hacer daño el primer día. O como mucho, será demasiada casualidad. ¿Y por qué solemos dar este consejo? El origen está en las zapatillas. Es verdad que estrenar unas zapatillas puede ser un riesgo. Pero sólo puede serlo. Una vez más, ¿recuerdas la sensación del primer día con unas zapatillas nuevas? Suele ser una sensación agradable, pero sí es verdad que una talla mal elegida, una costura rebelde o una amortiguación a la que no estamos acostumbrados nos pueden suponer una mala experiencia en carrera. No es recomendable estrenar zapatillas el día de carrera. El resto de cosas (repetimos: salvo experimentos), no tengas miedo de estrenarlas corriendo.

“Si estiras antes de correr, te puedes lesionar”

Lo que está mal es hacer estiramientos estáticos en frío. Ahí es cuando corremos peligro de lesionarnos por estar exigiendo de más a unos músculos o tendones que no están aún calientes. Pero hacer los estiramientos adecuados, habiendo calentado bien previamente puede ser lo más indicado en sesiones que nos van a exigir ritmos rápidos. Como siempre, la mano experta de un entrenador pone las cosas más fáciles.


En definitiva, que si te dan un consejo, agradece siempre que alguien se esté preocupando por tu bienestar. Aunque de todas maneras, contrastar la información con una segunda fuente no está del todo mal...

SOBRE EL AUTOR


Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Arthur Lydiard, el hombre que popularizó el ‘running’
Luis Blanco

Fue mucho más que un entrenador. Y su influencia en el deporte popular fue determinante. Los corredores populares deben mucho al neozelandés Arthur Leslie Lydiard.

Fundamentos del turismo deportivo
Sergio Núñez Vadillo

Los eventos deportivos representan una oportunidad de negocio para los empresarios y una ocasión de generar riqueza para los organismos que los promocionan en los espacios que los acogen.

¿Qué le puedes enseñar a tus hijos sobre el running?
carreraspopulares.com

Correr con tus hijos es una buena idea, porque verás en ti un ejemplo de conducta que les ayudará a afrontar sus problemas en el futuro. Sé el mejor ejemplo, mostrándoles la parte positiva del running.

Si crees que correr se te ha ido de las manos, mira esto
carreraspopulares.com

Los ´Marathon Maniacs´ no son un grupo corriente. Sólo quienes hayan demostrado una capacidad titánica para acabar maratones puede formar parte del club. ¿Estás lo suficientemente demente como para pensarlo?

Las mas vistas

Glúteos fuertes: corre mejor y más rápido
Rubén García

Muchas veces te olvidas de ellos y es un error. Unos glúteos débiles influirán en una peor carrera. Rubén García nos presenta unos ejercicios que te fortalecerán y mejorarán tu técnica de carrera.

Tú elegiste correr el Maratón, no fui yo
Raquel Landín

¿Vas a correr un maratón? Pero, realmente, ¿quieres correr un maratón? Depende de ti. Raquel Landín nos hace ver que lo tenemos en la mano, pero que debemos ofrecer un compromiso por nuestra parte.

El Aquarunning. ¿Qué es y cómo te puede ayudar?
Raquel Landín

¿Tienes una piscina cerca o vives junto al mar? Pues entonces puedes practicar aquarunning. Aprende en qué consiste, cómo se realiza y los beneficios que te aporta si eres corredor/a. Con Raquel Landín

Los 7 pecados capitales en nutrición
Laura Jorge

Son errores clásicos, vale. Pero ¿los evitas? Repasemos esos hábitos que, si los conseguimos eliminar, nos convertirán en personas más sanas. Y vosotr@s, ¿sois pecadores?