Pon un runner en tu equipo de fútbol

Por carreraspopulares.com - 05/09/2018

Los corredores y corredoras solemos ser muy monotemáticos cuando hablamos de deporte o de nuestras aficiones. Nos gusta hablar de carreras, de marcas, de planes de entrenamiento, de nutrición... Pero eso no quiere decir (en todos los casos) que no nos gusten o practiquemos otras disciplinas deportivas.

Por ejemplo, muchos runners también nadan o montan en bici, y por supuesto, nos encantan los deportes colectivos. Es verdad que, una vez empezamos a correr tenemos poco tiempo para otros deportes, pero de vez en cuando alternamos las carreras con un partido de pádel, esquí, baloncesto o fútbol. De hecho, casi todos hemos empezado practicando otros deportes para acabar quedándonos con el running, por comodidad, un mejor acoplamiento a nuestro estilo de vida o porque nos gusta eso de ir superando marcas. Nunca ganaremos un torneo de fútbol, pero sí que podemos acabar un maratón y también conseguiremos una medalla.

¿Un runner es un buen jugador de fútbol?

Puede que los runners no seamos muy buenos técnicamente (si lo fuéramos tal vez no habríamos dejado de jugar al fútbol), pero podemos ser muy buenos compañeros en un equipo de fútbol, tanto si se trata de un campo pequeño como el de fútbol sala como si se trata de las modalidades de equipos de 7 o de 11. ¿Por qué deberías querer a un runner en tu equipo de fútbol?

Nos cansamos muy difícilmente. El tipo de resistencia que requiere el fútbol es muy distinta a la de la carrera continua, ya que mientras en el running necesitamos una alta capacidad aeróbica para resistir mucho tiempo corriendo, en fútbol entra en juego la resistencia muscular en esfuerzos intensos pero más cortos. Dicho de una forma más técnica, necesitamos una buena capacidad anaeróbica aláctica, láctica y aeróbica. Nuestra mayor resistencia aeróbica hará que podamos recuperarnos mejor de los sprints y disponer de energías hasta el final del partido. Es posible, eso sí, que los primeros esfuerzos nos cuesten más, al no estar tan acostumbrados a los cambios de ritmo, saltos y cambios de dirección que requiere el fútbol.

Corremos mucho. Por supuesto, es nuestra mayor virtud. Si tienes un runner en tu equipo de fútbol, lo mejor es que juegue en posiciones que requieran un largo recorrido. No tenemos problemas, por ejemplo, en jugar en la banda, tanto como laterales como extremos, ya que podemos subir a atacar y guardar fuerzas para volver a defender si es necesario. Podemos también perseguir al rival durante largas distancias o correr para escapar de las defensas rivales, tanto con balón como sin él. Un runner puede ser un buen delantero porque traerá de cabeza a los defensores con sus incansables carreras.

Tenemos piernas fuertes. En el disparo de balón intervienen, principalmente, los isquiotibiales, los cuádriceps y los glúteos. Músculos, todos ellos, que los corredores tenemos suficientemente ejercitados. Es verdad que parte de la fuerza al chutar se imprime desde una buena técnica de ejecución, pero la base muscular la tenemos de sobra.

Sentido del equilibrio. En el fútbol, permanecer de pie mientras sorteas rivales o pugnas por un balón es muy importante. Por eso, la propiocepción que con el running se consigue es un valor que los corredores aportamos entre nuestras habilidades.

Espíritu competitivo y de equipo. Aunque una carrera no se gana o se pierde en el mismo sentido que un partido de fútbol, los runners tenemos ese instinto que nos hace querer superarnos y sacar el mejor resultado posible en la competición. También somos muy buenos compañeros, a pesar de que nuestro deporte pueda ser acusado de individualista.

Capacidad de concentración. También el fútbol requiere tener la mente despejada para saber leer el juego y tomar las mejores decisiones con y sin balón. Otro de nuestros puntos fuertes, sin duda, es la capacidad de concentración y de poner todas nuestras energías en un objetivo.

Y por último, y no por ello menos importante, los corredores y los futboleros tenemos una cosa en común: sabemos disfrutar mucho del “tercer tiempo”. Después del partido, somos los primeros que nos animamos a tomar algo para recuperar y comentar cómo ha ido el juego.




Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Las 24h antes de un maratón: errores que no debes cometer
May Luján

Que si una foto en redes sociales, que si los hidratos de carbono o preparar la camiseta. Hasta ahí, bien, pero hay otras cosas que te pueden arruinar una buena carrera. No caigas en errores tontos.

Cosas que NO deberás hacer al cruzar una meta
May Luján

No estamos solos en carrera. Cuando cruzamos una meta, determinados comportamientos pueden entorpecer la carrera de nuestros compañeros.

El sexo en el deporte
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿El sexo debilita? O, quizás ¿mejora nuestro rendimiento? Aquí tenéis las respuestas y una amplia visión sobre sexo y deporte.

¿Cómo es tu relación de amor con el running?
carreraspopulares.com

¿Estás enamorado/a de correr? Parece que la mayoría de nosotros lo estamos, pero ¿de qué forma? Igual que podemos querer a una persona de muchas maneras, también lo podemos hacer con el atletismo. ¿Cuál es tu caso?

Las mas vistas

Los beneficios físicos y psicológicos de correr
Oscar de las Mozas Majano. Coentrena

Correr es mucho más que una moda, con ventajas e inconvenientes. Pero ganan las los beneficios, si sabemos practicar este deporte de forma adecuada. La salud manda. Oscar de las Mozas nos ofrece las claves para vivir mejor corriendo.

Ayudar a un corredor más lento: una experiencia que no olvidaréis
May Luján

¿Una carrera con un corredor más lento y con menos experiencia que tú? Es una gran experiencia vital. Para ambos, un reto. Conseguir cruzar una meta y ayudar a cumplir el objetivo junto con otra persona es algo que no se olvida.

Normas de educación en plena carrera (II)
Luis Miguel del Baño

Dar las gracias al público, no recortar, o atender a quien se encuentra mal. Una nueva tanda de gestos de educación en plena carrera. ¿Los cumples?

Entrenamiento para mejorar tu velocidad
Tono Fernández

Acostumbrar al cuerpo a llegar a puntas de velocidad y que las logre mantener más tiempo. Es el objetivo de este sencillo pero efectivo entrenamiento.