¿Recuperando de una lesión? ¡Hazlo más fácil!

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 12/09/2018
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas

Un alto en el camino.
Una pequeña dificultad.
Gajes del oficio.
Cosas que pasan.
Un drama.
Una tragedia.

¿Qué sientes cuando una lesión te impide correr? No es lo mismo, por supuesto, una pequeña contractura para la que se recomienda un par de días de descanso que una rotura de menisco para la que es necesario pasar por quirófano. Una lesión puede ser de muchos tipos. Pero todas tienen una conclusión clara: no nos dejan correr como nos gustaría.

¿Qué podemos hacer cuando tenemos una lesión? Lo primero de todo: parar. Sólo en el extraño caso de que conozcamos tanto nuestro cuerpo como para saber qué nos está pasando y qué solución tiene, mejor no correr riesgos hasta saber si esa pequeña molestia se puede convertir en algo más grave si seguimos corriendo. Lo mejor es acudir a un fisio para que nos haga un diagnóstico claro y nos empiece a ayudar con la recuperación. Aunque podemos tener la tentación de ir al médico general a que nos vea, nadie como un fisio experto en deporte para tratar con lo que nos pase.

Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!
Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!

Una vez un experto en fisioterapia nos haya visto, diagnosticado y comenzado un tratamiento, empieza lo difícil: en algunos casos nos pueden recomendar dejar de correr por unos días o semanas. Al principio se nos viene el mundo encima. ¿Te acuerdas que antes de empezar a correr tenías tiempo libre y hacías otras cosas? De repente, si de un día para otro te dicen que no corras, te encuentras con un vacío de tiempo que al principio nos cuesta llenar.

Primera tarea: buscar un sustituto de correr

Si no puedes correr, prohibido quedarse en el sofá viendo la tele. Salvo que quieras aprovechar el tiempo para estudiarte la filmografía de Scorsese porque tienes mucho interés en este cineasta o algo así, no debes dejar que la pereza te gane. Porque te costará más volver a correr después, no queremos que el hábito del sofá aparezca en nuestra vida. Actividades como salir a ir al gimnasio, pilates, nadar, montar en bici... (siempre con permiso del fisio, claro) son perfectas para ocupar el tiempo. Y si no, simplemente caminar. Ya que vamos a perder un poco de forma física por no correr, no debemos empeorar las cosas encima desentrenando nuestra motivación.

Segundo: reprograma tu mente

Cuando corremos, las prioridades suelen estar centradas en objetivos: una carrera, superar cierta marca, correr X kilómetros semanales... Cuando llega el parón, tenemos que hacer el ejercicio de detenernos y pensar si vamos a poder alcanzar ese objetivo o debemos buscar otro. No pasa nada por reconfigurar los objetivos, simplemente hay que tener la cabeza fría y asumir, si llega el caso, que no vamos a bajar ese tiempo o que no vamos a poder correr cierta carrera. Piensa que vas a tener más oportunidades de cumplir tus objetivos y que es más importante parar hoy para poder seguir corriendo pasado mañana.

Fortaleza mental para superar las adversidades

Hay lesiones más o menos “simples” que se van curando paulatinamente y que no dejan secuelas. Normalmente, una lesión, si estás en buenas manos, se pasa bastante rápido. Pero hay otras dolencias (una fascitis o tendinitis) que nos pueden dar algún altibajo y recaemos cuando pensamos que estamos curados. Tenemos que tener paciencia y pensar que es normal. Cada cuerpo funciona de una manera distinta y puede que necesitemos más tiempo. No pasa nada. Inquietarnos sólo nos generará un estrés muy perjudicial para la recuperación.

Así que, aunque cueste, es importante mantener el ánimo y el espíritu positivo. ¡Que ninguna lesión te quite las ganas de correr!

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Efectos del minimalismo en el consumo de oxígeno
carreraspopulares.com

Los defensores del minimalismo defienden que permite una mejor técnica de carrera y una mejora ante lesiones. Pero lo que hasta ahora no sabíamos era que, posiblemente, tenga además un efecto positivo en el consumo de oxígeno.

Masaje para descarga de la planta del pie
carreraspopulares.com

Mantener la planta del pie en perfecto estado es vital para un corredor. Estos ejercicios con el Fisioterapeuta Rubén García te ayudarán.

5 formas de motivarte para el deporte
carreraspopulares.com

La Comisión Europea nos da 5 consejos para mantenernos activos, dentro de su programa BeActive. Cinco consejos que todos deberíamos seguir y compartir con los demás. La salud está en juego.

Fibrósis quística y running
Miguel Ángel Paredes Navarro

Me llamo Miguel Ángel Paredes Navarro y desde los dos años vivo con fibrosis quística. Para sobrellevar esta enfermedad es muy importante el ejercicio físico y la fisioterapia. Y es por ello que hoy, 8 de septiembre, Día Mundial de la Fibrosis Quística quiero escribir unas líneas en honor al running.

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.