Ekiden, el arte de pasarse el tasuki

Por Carlos Domingo para carreraspopulares.com - 14/05/2017

Para los románticos de contar historias el mundo de las carreras a pie es una fuente inagotable de temas. Es de sobra conocido que la prueba de Maratón conmemora aquella carrera de Filípides cargado con su armadura para avisar de las últimas novedades ocurridas en el frente en la batalla que da nombre a esta distancia. La distancia actual no se corresponde con la que separa Maratón y Atenas y tampoco fue registrada por los antiguos griegos, ahí tendríamos otra historia que llega hasta nuestros días. Y ahora hablaremos del Ekiden...

A grosso modo la palabra en sí es la unión de ‘estación’ y ‘transmitir’. Ahí tenemos la pista sobre cómo surgió. A principios del siglo XX ya teníamos funcionando los Juegos Olímpicos de la era moderna, de hecho en 1917 ya se había disputado la edición inaugural de Atenas que tuvo lugar en 1896, la segunda en París en 1900 y las siguientes de San Luis en 1904, Londres en 1908 y la quinta edición en Estocolmo en 1912. El olimpismo iba tomando forma y el deporte se estaba colando cada vez más en el pueblo.

Fue entonces cuando en 1917 el diario YomiuriShimbun propuso organizar una carrera para conmemorar el cambio de capitalidad del país. Kioto fue capital de Japón desde el año 794 hasta 1868 cuando el emperador Meiji decidió trasladar la sede de la corte a Tokio. Los 50 años de cambio capitalino bien valían una carrera especial. Así se empezó con el debate de ver cómo recorrer a pie los 508 kilómetros que separan ambas ciudades.

Pasando la bandera
Tras barajar varias ideas se optó por la tarea conjunta. Varios corredores y una sola carrera. Así fue como en abril de 1917 se disputó el primer Ekiden. Sin ser competitivo abrió la puerta a una nueva prueba sin saberlo. Los participantes se fueron pasando una bandera de ferroviario (transmitir) de corredor en corredor conforme iban completando los kilómetros previstos para cada uno de ellos. Estos cambios se hicieron en las diferentes paradas que unían las mencionadas Kioto y Tokio (estaciones) por la línea de ferrocarril que unía ambas ciudades.

Este fue el germen de una prueba que aúna a día de hoy competición, compañerismo, trabajo en equipo y compromiso por un único objetivo. Japón siguió –y sigue- sumando ediciones, el resto del mundo se sumó a esta idea y ciudades como Rotterdam, Bruselas, o el más multitudinario en España que es sin duda Valencia, ya cuentan con una prueba de estas características.

De hecho la Federación Internacional (IAAF) recogió el guante y, como es pertinente en estos casos, decidió unificar criterios. El Ekiden en sí no define ninguna distancia concreta como sí ocurre con el Maratón, Ekiden es un estilo de competición de transmitir el testigo de un compañero a otro, pero como cualquier competición necesita ser reglada. Estas normas hacen que una prueba sea homologada y por tanto sus marcas sirvan para subir o bajar en un ranking nacional e internacional. Así la IAAF aprobó que para que una prueba de este estilo sea válida para ser subida a un ranking oficial debe sumar en su conjunto 42 kilómetros con 195 metros divididos en seis postas de 5, 10, 5, 10, 5 y 7,195 kilómetros. Masculinos, femeninos o mixtos, tres opciones que hacen que la igualdad en este sentido sea máxima como ocurre en cualquier prueba atlética.

Un tasuki que une al grupo
¿Y qué se transmiten? En las pruebas de pista, los relevos de siempre, lo que se transfiere es un testigo en forma de cilindro hueco. Ese testigo pasa de mano en mano desde el atleta que arranca en los tacos de salida hasta el cuarto participante que cruza la línea de meta. En el caso del Ekiden es algo similar pero sin necesidad de agarrar objeto alguno. En este caso se transfiere una banda que cada corredor se coloca cruzada en el cuerpo de hombro a cadera contraria y que le acompaña durante los kilómetros que a cada cual le toque recorrer. Esta banda recibe el nombre de tasuki y es el elemento que nunca debe faltar en todo Ekiden que se precie.

SOBRE EL AUTOR

Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Últimos dorsales disponibles para el VI Cross Batalla de Munda
carreraspopulares.com

La inscripción se cierra el jueves 18 de enero a las 23:59 horas

Maratón Vía Verdes Madrid: 42k, 30k y 21k por la vía verde del Tajuña
carreraspopulares.com

El próximo 4 de febrero se celebra una nueva edición de la Maratón Vías Verdes, una carrera en línea que nos lleva desde Carabaña hasta Arganda del Rey siguiendo la vía verde del río Tajuña.

El Maratón más Solidario de España
www.mapoma.es

El EDP Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón & 1/2 también es solidario. Y mucho. De cara a la 41ª edición que se celebrará el próximo 22 de abril, la prueba ya ha recaudado 42.270€ que han sido destinados a causas solidarias.

En Oliva volarás, tanto en la media maratón como en el 10K
carreraspopulares.com

El Club Esportiu L´Espenta organiza el próximo 4 de febrero la decimosexta edición del Medio Maratón Ciudad de Oliva - Memorial Teodoro Barber Serra.

Las mas vistas

Las zapatillas al desnudo
Pablo Martín

Suela, mediasuela, upper. Seguro que has oído estas palabras, pero, ¿sabes realmente cuales son las partes de una zapatilla? ¿Y cuales son las funciones de cada parte? No te quedes con dudas. En este vídeo te radiografiamos todas las partes del calzado runner y te explicamos cómo están hechas las zapatillas actuales.

100 kilómetros a 2’55”: Asahi Kasei gana el Ekiden de Año Nuevo
Chema Martínez Pastor

Japón empieza el año runner con una competición seguida por millones de personas en todo el país: el Ekiden de Año Nuevo. Este año, el equipo de la marca Asahi vuelve a hacerse con el título.

Corredora: ¿usas tacones? Te interesará saber esto
Rubén Sánchez-Gómez

El uso de zapatos de tacón tiene influencia en la forma de correr, y viceversa. Si corres y usas de vez en cuando este tipo de calzado, nuestro podólogo Rubén Sánchez tiene unos consejos para ti.

Los 6 errores que cometemos los corredores y deberíamos evitar
May Luján

Las prisas, el desconocimiento, el cansancio... Hacen que, a veces, nos descuidemos y caigamos en errores que no nos hacen evolucionar, mejorar o que, simplemente, nos ponen en riesgo de lesión.