Por qué Abel Antón ganó el Mundial de Maratón en Sevilla en 1999

Por carreraspopulares.com



La década de los 90 del siglo pasado se recordará durante mucho tiempo como la época dorada del atletismo español. Se podría decir que comienza en 1992 con ese oro espectacular de Fermín Cacho en Barcelona, y tampoco cabe duda que culminó con la medalla del mismo metal que Abel Antón se colgó al cuello en los mundiales de atletismo de Sevilla, hace hoy ni más ni menos que 20 años.

Las razones por las que el deporte español alcanzó tamañas cotas de éxito es difícil de analizar y se debió a muchos factores, sin duda espoleados por las grandes pruebas que se celebraron en nuestro territorio durante esos años. Generaciones de atletas como los que tuvimos en aquellos años serán difíciles de repetir, aunque no podemos dejar atrás el mérito reciente de campeones como Ruth Beitia, Manuel Martínez o Fernando Carro, poseedor del mejor crono en 3.000 obstáculos desde hace unas semanas.

Pero, ¿por qué Abel Antón fue el campeón aquel día?

Sin duda, el soriano habrá corrido en su cabeza mil veces esa carrera y la tendrá más presente que nadie. Sin duda, la principal razón es que estaba en un momento de forma espectacular, ya que se presentó a la prueba como uno de los favoritos, con los focos de su primer mundial en Atenas aún casi sin apagar. Dos años atrás ya había vivido lo que supone entrar el primero en un campeonato de estas características, peleado hasta el último kilómetro con Martín Fiz.

Lo cierto es que Abel era uno de los mejores maratonianos de los que se pusieron en la línea de salida aquella manaña en la capital andaluza. Su mejor marca, lograda sólo un año antes en Londres, era de 2:07:57, mientras que los que le acompañaron en el podio, el italiano Vincenzo Modica y el japonés Nobuyuki Sato contaban con marcas de 2:11:39 (Venecia, 1996) y 2:08:48 (Fukuoka, 1998). Por su parte, los otros españoles en liza eran los que más difícil se lo podían poner. En concreto un Martín Fiz con una mejor marca de 2:08:05 (Otsu, 1997) y Fabián Roncero, que meses atrás había marcado un 2:07:23 que le hacía superar su propia marca de 2:07:26 conseguida sólo un año atrás (cuando estuvo a punto de batir el record del mundo y no lo consiguió por culpa de los calambres).

Sin embargo, el circuito, atestado de espectadores animando, no lo puso fácil para ninguno de los competidores, que se enfrentaron a temperaturas de 35 grados y un 50% de humedad. Abel Antón demostró saber adaptarse mejor a estas condiciones y correr una carrera muy inteligente, que le llevó a ponerse en el grupo de perseguidores de Sato, que encabezó la pruebas hasta el kilómetro 37, cuando el español decidió saltar a por él, con su característico empuje final que hizo que nadie lo siguiera. Adelantó al corredor japonés y consiguió entrar solo al estadio de la Cartuja, en lo que sería la primera vez que un atleta conseguía repetir triunfo en un mundial de maratón. Algo que hasta hoy sólo han conseguido Jaouad Gharib (2003 y 2005) y Abel Kirui (2009 y 2011) en hombres y Edna Kiplagat en féminas (2011 y 2013).

Habrá que seguir soñando en que podamos conseguir gestas similares, aunque mucho tiene que cambiar el panorama atlético, actualmente dominado por atletas keniatas y etíopes.


6.896

Articulos relacionados

Reportajes Fiz, Cacho y Antón, los ídolos imperecederos
Actualidad 12-14 de Agosto: días fetiche del Maratón Español
Reportajes Récords del mundo españoles en categoría master: inténtalo si puedes

También te puede interesar

Taldiacomohoy Rodrigo Gavela “El título nacional del 92 fue uno de los mejores días de mi vida”
Taldiacomohoy Tal día como hoy: Maratón Olímpico Estocolmo 1912