Correr cuesta abajo no es un camino de rosas

Por Victor García para carreraspopulares.com
No sólo en el trail son importantes las bajadas.
No sólo en el trail son importantes las bajadas.

Bajar una cuesta corriendo parece la tarea más sencilla del mundo, pero ojo, no lo es. En ocasiones, se subestima mucho el correr cuesta abajo, no se le presta atención. Trabajamos las cuestas arriba, el terreno llano... pero nunca nos centramos en las cuestas abajo.

Pues ahora bien, todo el que haya corrido la mítica San Silvestre Vallecana, puede afirmar que es una de las carreras de las que cuesta más recuperarse. ¿Por qué? Pues fundamentalmente es debido a esos casi 8km de bajada del recorrido, y en especial a ciertas rampas pronunciadas como la que baja de la Puerta de Alcalá a Cibeles.

¿Qué ocurre con nuestras piernas en ese tipo de bajada?

Pues muy sencillo, el músculo trabaja en excéntrico más de lo habitual, soportando todo el peso del cuerpo, fundamentalmente en los cuádriceps, ya que se genera más fuerza de la habitual.

Todo lo que sube...
Todo lo que sube...

Además de ello, cuesta abajo ‘se nos van las piernas’ con el consiguiente peligro y daño muscular que esto provoca.

Más rápido, más fuerza contra el suelo en cada zancada y más impacto para nuestros músculos. En ocasiones vamos más rápido de lo que nuestro cuerpo está preparado para soportar.

Dicho todo esto, ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo bajar? Lo primero de todo, controlar tu cuerpo en la bajada, se puede bajar fuerte, claro que sí, pero cada uno a su ritmo adecuado, no ‘despendolarnos’, no volvernos locos.
Para tener una correcta postura y no hacernos daño, si es necesario, acortaremos la zancada y mantendremos una posición de carrera correcta en todo momento.

Ahora bien, habrá que ponerse manos a la obra. Por ello, te damos una serie de consejos para afrontar las bajadas y que en lugar de un problema se convierta en una oportunidad:

- A tu ritmo, controla tu cuerpo, no vayas más rápido de lo que puedas.
- Entrena las bajadas, incorpora circuitos con este tipo de trabajo.
- Aprovecha los progresivos para en ocasiones hacerlo en terreno algo favorable.
- Poco a poco, si de repente te pones a entrenar bajadas todos los días, te lesionarás.
- Entrena la fuerza y la condición física. Será nuestro mejor aliado para bajar en condiciones.

¡Baja rápido, baja con control!

SOBRE EL AUTOR

Victor García
Atleta olímpico, licenciado en Inef y entrenador en vgrunning.com

www.vgrunning.com


8.522

Articulos relacionados

Entrenamientos Cómo entrenar correctamente las cuestas
Reportajes 5 formas de mejorar tu marca (y ninguna es entrenar más)
Entrenamientos ¿Te tocan cuestas? Quizá quieras leer esto antes

También te puede interesar

Entrenamientos Correr con lluvia, ¿por qué no?
Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?

Las más vistas

Salud La importancia de la hidratación en el deporte a altas temperaturas