Trucos para afrontar las comidas y cenas navideñas

Por carreraspopulares.com

No hay remedio infalible, y es una batalla perdida. En Navidad, nos pasamos comiendo, y además, lo hacemos de manera poco equilibrada. Bueno, sabiendo esto, os animamos a disfrutar, pero con algo de cabeza. Si aplicamos unos cuantos consejos, puede que esos "hasta tres kilos" que solemos engordar en estas fechas (comidas de trabajo, de amigos, las celebraciones y más celebraciones de después), se reduzcan un poco.


Detecta los hidratos de carbono. Los conoces bien. En épocas de duros entrenamientos te van a venir muy bien, pero en épocas donde quizás tu alimentación va a ser abundante, puede que sean un complemento “excesivo”. Así es que, si ya tienes entrantes, primer plato, segundo plato, etc., detecta donde están los carbohidratos (acompañamientos como patatas o arroz, el pan o las frutas del final de la comida, por ejemplo), y trata de evitarlos si no forman parte del plato principal. Ese ‘extra’ no te hace falta ese día.


Y las grasas. Haz la misma tarea. Echa un vistazo a la mesa y elige bien. Casi todo lo que verás lleva grasas, pero algunas cosas más que otras y algunas grasas son más sanas que otras. Haz tu propia selección natural y, ya que vas a comer de más, que sea con las menores grasas posibles. No te pases con los embutidos y evita los aperitivos de bolsa, por ejemplo.


‘Compensar’ solo compensa en Navidad. Después de un gran atracón, un día de comer poco suele generar un vaivén en nuestro cuerpo que nos altera un poco. En este caso, en Navidad, y debido a que hay muchas comidas y cenas en pocos días, podemos hacer una excepción y, efectivamente, tras un día de comidas copiosas, al día siguiente podemos introducir en nuestra dieta cosas mucho más ligeras. No se trata de no comer, ojo. Se trata de introducir verduras, pescados, cremas, etc.

La clave, los que añades por delante. Si te fijas, buena parte de las celebraciones navideñas se basan en un gran plato principal, y muchos entrantes, picoteos o platos satélite antes de éste. Controla eso. Aprovecha si hay algo de jamón, claro que sí, también el embutido, y el resto de entrantes, pero con moderación. Es decir, no comas ‘dos veces’. Los entrantes son eso, entrantes, solo para entrar.


Y también por detrás. Aquí también hay que disfrutar, pero con control. En ocasiones tenemos un postre, luego una copa de cava para brindar, luego frutos secos, luego turrones, polvorones, más cava, etc. ¡Uf! Demasiado. Si logras poner algo de equilibrio en lo que hay tras la comida, tendrás mucho camino recorrido.


Los aperitivos, que no duren horas. Además de lo que acabamos de comentar, ya sabes que a veces empezamos abriendo alguna bebida y con ‘algo de picar’ antes de la comida o cena. Piensa que ya tendremos entrantes y aperitivos en la propia comida o cena. Probablemente esos que estás tomando antes sean un añadido sobre añadido.


Planifica tus entrenamientos según tengas más o menos atracones. Quizás sea tiempo de gastar calorías con carreras continuas. Tu cuerpo y mente lo agradecerán. Si puedes, es ideal salir a correr por la mañana el día que tengas esas ‘sesiones’ de comida, y también al día siguiente. Sustituye alguna sesión de fuerza por rodajes algo más largos. Necesitas notar que estás quemando calorías, que la maquinaria está en marcha y que estás un buen rato haciendo kilómetros.


Come despacio y sé consciente de ello. No tienes porqué disfrutar menos por ir más rápido. Ves despacio, saboreando cada bocado y haciendo algunas pausas entre ellos. A la larga, ir más despacio hace que comamos algo menos y que, encima, digiramos mejor.



8.464

Tambien te puede interesar

Triptófano: el aminoácido que te ayuda a dormir bien y mejora tu estado de ánimo
Francisco Gilo

Su implicancia en la sintetización de la serotonina y melatonina lo convierten en el aminoácido esencial encargado de regular el estado anímico y el buen dormir. Su déficit, en tanto, afecta de forma directa al sistema digestivo y nervioso, pudiendo causar serios trastornos a la salud como depresión, insomnio y estrés.

Y después de entrenar, ¿qué cenamos?
Laura Jorge

Muchos entrenáis a última hora del día y llegáis a casa tarde. A la hora de preparar la cena, debéis tener en cuenta unas cuantas pautas. Tratad de equilibrarla y no atiborraros si os vais a la cama en breve.

La corteza de la sandía mejora la circulación
Francisco Gilo

La sandía posee además gran cantidad de nutrientes que favorecen el funcionamiento de nuestros órganos, sin embargo, generalmente solo consumimos la pulpa de esta fruta cuando su cáscara también es muy rica en nutrientes.

La importancia de ser un corredor vitaminado
Carolina Villalba

Las vitaminas se necesitan en pequeñas cantidades, pero se deben consumir todos los días. Los deportistas necesitan más energía y además, debido al desgaste que sufren, tienen mayores necesidades de vitaminas. Carolina Villalba nos da las claves sobre las más importantes para los deportistas.

Las mas vistas

¿Pie pronador o supinador?
Carlos Blasco García

Vamos a hablar de los pies supinadores y pronadores, y clarificaremos si este aspecto se debe tener en cuenta a la hora de comprar un calzado para practicar atletismo, o simplemente para realizar unas plantillas.

Ejercicios de cuestas para runners
Raquel Landín

Ya sabrás que los entrenamientos en cuestas son muy beneficiosos para el running. Pero no solo se trata de subirlas. Puedes practicar una gran variedad de ejercicios que te vendrán muy bien para la fuerza. Tienes multisaltos, skiping monopodal, secantes... ¡Descúbrelos!

´Un entrenador personal te cambia la vida´
carreraspopulares.com

El cómico Leo Harlem encantado porque está cambiando su físico gracias a un personal trainer.

Las series, ¿quieres saber más sobre ellas?
Eugenio Olmos

Ves cómo muchos corredores las hacen, pero no sabes qué aportan. Eugenio Olmos nos hace una aproximación a las series. Su enseñanza es clara. Si no haces series, no mejorarás.