Cómo tratar las lesiones por roturas musculares

Por Fisioterapia Bando para carreraspopulares.com - 23/01/2019

Las lesiones provocadas por roturas musculares son una de las pesadillas de muchos corredores. La mejor forma de evitar su aparición es la prevención, como os contamos en [ artículos anteriores ]. Pero si pese a todo acabamos por sufrirlas, también es importante conocer su tratamiento para poder dirigirnos de inmediato a nuestro fisioterapeuta de cabecera a pedir ayuda.

Las lesiones musculares más habituales son las roturas de grado I y II. En los corredores, los músculos que más frecuentemente sufren esta patología son el gemelo interno y los isquiotibiales. Si sospechas que has podido sufrir una rotura fibrilar, independientemente del grado, las primeras recomendaciones son: cesar la actividad deportiva, inmovilizar la zona, aplicar hielo las primeras 24/48h y acudir a tu fisioterapeuta.

Cuando venís a la consulta lo primero que haremos es una valoración del daño. En Fisioterapia Bando, además de las pruebas convencionales, contamos con un ecógrafo que nos permite hacer una mejor valoración anatómica. En las primeras horas no siempre es posible hacer una valoración real ni fijar con precisión el alcance de rotura, debido a la inflamación y a la aparición del hematoma.

Cómo se tratan las roturas musculares

El tratamiento siempre ha de ir acorde con el proceso de recuperación del cuerpo, es decir, vamos a ayudar al propio organismo a mejorar su proceso de recuperación, siendo imprescindible respetar sus tiempos. Por ello dividimos el tratamiento en 3 fases :

1. Fase inflamatoria

Se produce durante las primeras 48 horas aproximadamente. No debemos eliminar la inflamación completamente, puesto que es un mecanismo de defensa del cuerpo y favorece la eliminación de tejido necrosado. Lo que haremos es controlarla para disminuir el dolor, el hematoma y el edema. Las medidas a adoptar serán: aplicación de hielo, reposo, compresión e inmovilización de la zona.
Al acudir al fisioterapeuta en esta fase conseguiremos minorar el dolor y controlar el edema mediante masaje drenante, US, láser, TENS.

2. Fase reparadora

Aquí se centra la parte más importante de nuestro trabajo; comienza la regeneración y la reorientación de fibras. Debemos potenciar y mejorar este proceso del propio cuerpo para evitar malas cicatrices, fibrosis y por lo tanto futuras recaídas.

En la zona de rotura, los tratamientos más eficaces son la electrólisis percutánea ecoguiada y tecarterapia (radiofrecuencia) ya que favorecen la correcta cicatrización de la zona, evitando el tejido fibrótico y acelerando el metabolismo celular. Otras medidas son necesarias para para acabar con el edema y el dolor: masaje de drenaje, TENS, US, láser... Y lo que no se debe olvidar es el tratamiento de la contractura refleja que se produce. Para ello se efectúa un masaje descontracturante, punción seca u otro tipo de tratamiento, pero nunca en la zona de rotura.
Cada sesión de tratamiento, en muchos casos, acaba con un vendaje compresivo o las indicaciones para que te lo puedas realizar en casa.

El ejercicio es fundamental para ayudar a la reordenación de las fibras. Vuestro fisioterapeuta os indicará los ejercicios a realizar, generalmente comenzando por ejercicios isométricos y estiramientos muy suaves.

3- Fase de remodelación

Esta fase está solapada con la anterior. No están bien diferenciadas en el tiempo, ni en el tratamiento, ya que continuaremos un proceso semejante al de la fase anterior. La diferencia está en que, poco a poco, introduciremos el fortalecimiento excéntrico y estiramientos más intensos, con el objetivo de ir programando la vuelta a la vida deportiva con ejercicios específicos.

SOBRE EL AUTOR

Fisioterapia Bando
Clínica de fisioterapia

www.fisioterapiabando.com/



Tambien te puede interesar

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!