Guía básica para comprar tus nuevas zapatillas

Por carreraspopulares.com - 24/09/2017

El inicio de la temporada es el momento que muchos elegimos para renovar nuestras zapatillas. Posiblemente nuestras compañeras durante tantos kilómetros en la temporada anterior ya estén pidiendo un relevo y tenemos que buscar ahora una sucesora digna y que nos dé tan buenos resultados. O tal vez queramos cambiar radicalmente de modelo porque la anterior nos ha dado problemas. O simplemente estamos empezando a correr y lo que necesitamos es unas zapatillas que nos acompañen en nuestros primeros entrenamientos de esta nueva etapa.

Sea como sea, llegamos un día a la tienda de deportes con la idea de comprar unas nuevas “gomas” para nuestros pies. Y lo que nos encontramos allí es que han llegado una serie de nuevos modelos de cada marca que desconocemos. Seguro que algunos de vosotros sois de los que os estudiáis cada modelo nuevo, y os gusta estar al día de las novedades de cada marca. Pero los que no somos tan expertos a veces nos podemos encontrar con situaciones en las que no nos sea tan fácil elegir la zapatilla que queremos.

El consejo de los profesionales es vital. Para que un dependiente de una tienda de deportes te pueda ayudar, es importante que le des la información necesaria. No tengas miedo de hablar de más. Cuéntale tu peso, tu número de kilómetros semanal y de media, tus ritmos, tipo de pisada, el terreno por el que corres y, si es relevante, tu experiencia con las anteriores zapatillas. Con todo ello, un profesional bien preparado sacará de su cabeza (y del almacén) una lista de 3-4 modelos que se ajustan a tus necesidades. Si esta parte ha ido bien, te ahorrará bastante trabajo, pues ya ha seleccionado los modelos que se ajustan a tus características. Esto es, no tendrás que preocuparte de que la amortiguación, peso o sujeción de la zapatilla.

Entonces ¿en qué nos fijamos para comprar unas zapas nuevas? Si eres de los que no se fija en tipos de upper, no sabes qué es el drop o te suena a chino las definiciones de los diferentes tipos de amortiguación, nuestro consejo es que pienses en cómo te sentirás el día que te las pongas para correr:

- Al ponértelas, es importante que tus dedos y empeine estén cómodos, sin ninguna opresión. Elige bien tu talla (siempre un poco más grande que tu calzado de calle) y asegúrate de que al probarlas en la tienda tienes la precaución de que tus pies tienen espacio suficiente para evitar rozaduras. Pero también es importante que no “bailen” dentro de la zapatilla.

- Pon especial cuidado, si tiendes a “sacar el dedo” por delante, de que la zapatilla tenga refuerzo en esta zona. Evita pensar que un número más grande o más pequeño evitarán este problema. Tu prioridad es que el pie en su totalidad esté cómodo, no evitar que tus dedos golpeen la parte delantera.

- Si usas plantillas de corrección de pisada, llévatelas siempre a la tienda y pruébate los modelos con ella.
Lleva unos calcetines de grosor similar a los de running, o si te acuerdas, coge unos técnicos de casa. La sensación nunca será la misma, y recuerda que debes reproducir en la medida de lo posible cómo te sentirás al correr.

- Pruébate las dos a la vez, bien atadas. Y corre un poco por la tienda o, si te dejan, por la acera. Haz carrera en línea recta, alguna parada y arranque, simula un cambio de dirección... es decir, ejecuta los movimientos que podrías llegar a hacer con la zapatilla puesta en competición, ya que a veces pensamos que nos sujeta bien el pie, pero resulta que a la hora de arrancar o parar no lo hace correctamente.

- Si dudas entre dos modelos, déjate llevar por la primera sensación. Muchas veces, cuanto más analizamos un modelo más perdemos la capacidad analítica. Una buena sensación inicial significa que hay muchas posibilidades de que nos llevaremos bien con ellas.



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Las zapatillas: ¿cuándo debemos cambiarlas?
Jaime Villa, Bikila Valencia

Son tus mejores armas, pero no son eternas. ¿Cómo sabemos cuándo debemos cambiar nuestras zapatillas? Aunque pienses que aún están para rodar, ojo porque pueden haber perdido las cualidades y ocasionarte más problemas que beneficios.

¿Por qué no debes correr con zapatillas que no sean de running?
carreraspopulares.com

Décadas de investigación e innovaciones están a tu servicio para sacar el máximo partido de tu carrera. Es cierto que, para el ojo no entrenado, cualquier zapatilla deportiva puede parecer útil. Pero si quieres hacer un favor a tus pies, no corras con zapatillas de cualquier tipo.

El infierno de las camisetas para correr
Mario Trota

Las tengo de todos los colores, tamaños, formas y procedencias. Ocupan más cajones en mi armario que el resto de ropa junta. ¡Sí, son las camisetas técnicas de correr!

El roce no hace el cariño: evita que tu ropa te haga daño
carreraspopulares.com

Si tienes alguna zona sensible ante rozaduras, te damos unos consejos para que puedas proteger tu piel ante esta sensación tan molesta y que nos puede fastidiar un entrenamiento o carrera.

Las mas vistas

Sub 40’ en 10k, ¿cumples los requisitos?
Tono Fernández

Es una barrera tanto psicológica, como física. Bajar de 40 minutos en 10 kilómetros es una hazaña complicada para muchos. Aunque estés cerca, cuesta alcanzar ese listón. ¿Cumples con los requisitos?

Si vas a correr un Maratón, debes saber que...
Luis Miguel del Baño

Emociones, sentimientos encontrados, dolores, lucha contra uno mismo. ¡Los maratones son tantas cosas! Aquí tienes 42 puntos importantes que debes saber si vas a correr los 42 kilómetros.

La miel y el corredor. Propiedades y beneficios.
Leticia Garnica

La miel es un azúcar simple que aporta mucha energía, tiene propiedades antioxidantes y recuperadoras. Además, es barata y está deliciosa. Es, por tanto, como apunta la nutricionista Leticia Garnica en este artículo, un producto ideal para los corredores.

La parte psicológica de las lesiones
Yolanda Cuevas Ayneto

Uno de los aspectos a tener en cuenta en la práctica del ejercicio físico y del deporte son las lesiones sufridas siendo amateur o profesional. Las lesiones pueden provocar una retirada puntual de la práctica deportiva en unos casos o la definitiva en otros...