Cómo cuidar los pies del corredor en verano

Por Rubén Sánchez-Gómez para carreraspopulares.com
Los corredores deben cuidar sus pies también en verano
Los corredores deben cuidar sus pies también en verano

Antes de nada, tenemos que explicar que hay unos cuidados básicos para los pies en verano que son para todo tipo de pacientes, sean deportistas o no. Muchos atienden a la prevención en la aparición de hongos y quemaduras por el sol.

Primero, hay que tener precaución de mantener el pie seco la mayor parte del tiempo posible. Debemos usar calzado adecuado en todos los medios de agua típicos del verano, como piscinas o los remanentes de agua en las duchas de la playa.

Normalmente, en verano andamos sin calcetines o medias y quizá por eso somos más propensos a tener rozaduras o prominencias en el pie que no aparecen en invierno, cuando llevamos calcetines. Debemos estar atentos a estas rozaduras o usar cremas para prevenirlas.

Y tener en cuenta que, una vez que sale la ampolla, los apósitos protectores tipo Compeed nos sirven. Son para prevenir la aparición de la ampolla, no para tratarla.

Debemos proteger los pies del sol, usando crema protectora. Es una parte de la piel igualmente susceptible de poder quemarse como otra del cuerpo. Por ello, debemos extendernos crema en la zona del empeine y en planta del pie, porque cuando nos ponemos boca abajo también nos afecta el sol.

No es recomendable usar chanclas para dar largos paseos en verano
No es recomendable usar chanclas para dar largos paseos en verano

Cuidado con sandalias y chanclas

También es habitual que en verano usemos sandalias con poca sujeción, pero tienen una nula protección del pie con respecto al suelo. Esto puede causar problemas por sobreuso de este tipo de calzados, al tener suelas excesivamente finas o ser unos zapatos muy endebles.

Hay que intentar comprar calzado con suela más gruesa y de goma, fundamentalmente. Y con sujeción en el empeine y el tobillo, para que esta falta de material sea suplida por esos agarres, que algo palían la finura de estos zapatos típicos de verano, sobre todo usados por mujeres.
En verano somos más propensos a llevar chanclas durante más tiempo. También por error tendemos a dar caminatas por el paseo marítimo de turno con las chanclas puestas. Hay que evitar paseos largos con este tipo de calzado de piscina o de playa. Es mejor cambiarse de zapato y utilizar una zapatilla deportiva, por ejemplo, para andar. No es solamente por el efecto de sobrecarga, sino porque además tienen una sujeción nula y los esguinces son muy comunes en estas fechas por ello.

En cuanto a los corredores que sigan practicando este deporte durante todo el verano, deben tener en cuenta que en esta época el pie se hincha más por el calor. Esto hace que el pie dentro de la zapatilla pueda quedar más prieto que en otoño e invierno. Es recomendable, por tanto, aflojarse algo los cordones para que no se produzcan rozaduras.

SOBRE EL AUTOR

Rubén Sánchez-Gómez
Equipo Pododinamica
Expertos en Biomecánica

www.pododinamica.es


683

Articulos relacionados

Entrenamientos Correr por la arena: beneficios y riesgos
Entrenamientos ¿Pronador, supinador o neutro? Verdades sobre la pisada
Reportajes Consejos para correr por la playa

También te puede interesar

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Corredor: ¿qué calzado debes llevar en casa?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!