Correr con más de 50 años (I): los cambios fisiológicos

Por María Jesús Núñez para carreraspopulares.com
Cando nuestra edad avanza, nuestro cuerpo de deportista va cambiando
Cando nuestra edad avanza, nuestro cuerpo de deportista va cambiando

Correr aporta beneficios a cualquier edad. Aunque nuestro cuerpo no es el mismo cuando nuestra edad avanza. Estos son algunos de los cambios fisiológicos que sufrimos cuando hemos cumplido ya más de 50 años y que pueden afectar a nuestra actividad deportiva.

-Sistema cardiovascular. Observamos una disminución del flujo sanguíneo muscular y del volumen sistólico. Además, se reducen la contractilidad del miocardio y la frecuencia cardiaca máxima. Esto sucede porque disminuyen el músculo cardiaco y sus volúmenes y la elasticidad en los vasos sanguíneos.

-Sistema respiratorio. En este caso, según avanza la edad se observa cómo aumenta el trabajo respiratorio. Disminuye la capacidad de difusión (el proceso que permite la transferencia de los gases respiratorios entre el alveolo y la sangre) y la conocida como relación ventilación-perfusión.

Todo esto sucede porque cae el número de capilares pulmonares, aumenta el tamaño de los alvéolos y disminuye la elasticidad de las estructuras pulmonares.

-Músculos y articulaciones. Cuando superamos cierta edad, se reduce la potencia muscular, porque disminuye la masa muscular. Si hacemos ejercicios de fuerza, la mantendremos o la potenciaremos, pero nos enfrentamos a estas modificaciones. También tendremos menos fibras de tipo 2 (intermedias y rápidas) y disminuye el tamaño de las unidades motoras, además del umbral de potencial de acción y el contenido proteico total.

Además, disminuye el número y el tamaño de las mitocondrias, que son importantes para la producción de energía; cae el número de enzimas oxidativas musculares y aumenta el estrés mecánico de las articulaciones. Por otra parte, también notamos una disminución de la hidratación del cartílago.

El ejercicio físico es fundamental para mantener la salud en edades avanzadas
El ejercicio físico es fundamental para mantener la salud en edades avanzadas

Esto lleva aparejado un enlentecimiento en la glucólisis, que es importante para la práctica deportiva porque es el primer paso de la degradación de la glucosa, que permite extraer energía para el metabolismo de las células. También conlleva una disminución en las capacidades respiratorias musculares y una pérdida de flexibilidad.

-Sistema óseo. Cuando tenemos ya una edad avanzada, disminuye el contenido mineral óseo, lo que se traduce en la osteoporosis, aumentando el riesgo de fractura.

Con la edad, además, aumenta la grasa corporal y, por tanto, el riesgo de enfermedad, además de contribuir a una disminución en la movilidad.

Ejercicio, el mejor aliado

Todos estos cambios que se producen en nuestro cuerpo cuando vamos cumpliendo años, podemos mantenerlos controlados mediante la práctica del ejercicio. Especialmente haciendo fuerza y manteniendo nuestra capacidad aeróbica en unos buenos niveles.

El ejercicio es la mejor terapia tanto para el rendimiento como para la salud. Siempre será una terapia magnífica.

SOBRE EL AUTOR

María Jesús Núñez
Directora Médica de Healthing

www.healthing.es


3.827

Articulos relacionados

Nutrición La corteza de la sandía mejora la circulación
Salud El sobreentrenamiento, ¿cuándo y por qué aparece?
Reportajes Sudores en los gimnasios

También te puede interesar

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Corredor: ¿qué calzado debes llevar en casa?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!