¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.

Por Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez para carreraspopulares.com

¿Tenéis dolores en la zona del glúteo y os molesta al correr? ¿Este dolor se irradia hacia la parte posterior de la pierna y se intensifica cuando alargas la zancada o cuando corres más rápido? ¿Sentís dolor, hormigueo o entumecimiento en la pierna cuando pasáis mucho tiempo sentados? Si vuestra respuesta es afirmativa podrías estar sufriendo el síndrome del piramidal o falsa ciática.

¿Por qué hablamos de síndrome y no de una lesión como otra cualquiera? Porque realmente no llega a haber ninguna lesión, sino que se trata de un conjunto de signos y síntomas que producen cierto dolor y que se localizan en la zona del glúteo y en la parte posterior de la pierna, aunque frecuentemente el dolor se extiende hasta llegar al dedo gordo del pie. Por este motivo se le conoce también como pseudociática o falsa ciática.

El piramidal es un músculo pequeño que se encuentra en la cadera, detrás del glúteo, y tiene una gran importancia para corredores. Cuando corremos por terrenos duros, irregulares, con mucho impacto y zancadas relativamente largas se produce una gran tensión en la zona baja de la columna vertebral, llegando a sobrecargar o contracturar el músculo piramidal

Pero aquí no queda todo. El problema viene porque el nervio ciático atraviesa el glúteo y el piramidal, el cual es un músculo que por naturaleza tiende a hipertrofiarse o contracturarse a partir de cierto volumen de trabajo. Cuando esto ocurre oprime el nervio ciático y se producen los signos y síntomas explicados anteriormente: entumecimiento, hormigueo, dolor, etc.

¿Por qué se produce este síndrome?



Principalmente por sobrecarga. Amplias zancadas, elevado número de impactos, ritmos fuertes de entrenamiento o correr por terrernos duros e irregulares favorece la aparición de esta falsa ciática. Es por ello que los corredores de fondo son bien conocedores de estas molestias. Y sin meternos en el campo deportivo, personas sedentarias o personas que permanecen sentados mucho tiempo a lo largo del día también suelen padecer este síndrome.

¿Cómo podemos prevenirlo?



- Bajar la intensidad de los entrenamientos
- Correr por terrenos “blandos”
- Calentar adecuadamente y sobretodo
- Quizá el más importante de todos, ESTIRAR.
- Cambiar de zapatillas si vemos el problema continua

SOBRE EL AUTOR

Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez
clockwork training

www.clockworktraining.es


37.781

Articulos relacionados

Salud Hábitos cotidianos que te están maltratando el cuerpo
Salud El mal del corredor: la periostitis tibial
Reportajes Preguntas y respuestas para runners (IV)

También te puede interesar

Salud 8 consejos para una temporada sin lesiones
Salud ¡Ojo con la fascitis!

Las más vistas

Nutrición La energía del chocolate
Reportajes El amigo que siempre corre rápido