¿Hasta dónde puedes llegar? Límites Vs. Limitaciones

Por David Roncero para carreraspopulares.com
Los propios corredores nos imponemos limitaciones
Los propios corredores nos imponemos limitaciones

Cuando por primera vez acabé un ultramaratón de 100 kilómetros, la reacción más común de la gente de mi entorno era afirmar “yo no podría”. Con el paso del tiempo y la consecución de objetivos he ido desarrollando una diferencia entre lo que “no se puede”, los límites, y lo que “creemos que no podemos”, las limitaciones.

Hace años se creía imposible correr los 100 metros por debajo de los 10 segundos, es más, se hacían estudios sobre si el ser humano sería capaz algún día de superar esa barrera. Pues bien, en 1968 Jim Hines paró el crono en unos imposibles 9.95 segundos. Algo de tiempo pasó hasta que más atletas rompieran la que se conocía entre velocistas como la barrera de los 10 segundos. Se creía que no se podía, se pensaba que existía un límite real infranqueable para el ser humano cuando en realidad se trataba de una creencia.

La recurrente frase “lo consiguieron porque no sabían que era imposible”, de Jean Cocteau , habla mucho sobre cómo funcionan las creencias limitantes. Si instauramos en nuestro ser como cierto que algo es imposible, actuaremos en consecuencia ello, es decir, instalaremos en nosotros limitaciones contra las que luchar. No lo conseguiremos y, por lo tanto, nuestra creencia será cierta. A esto se le llama profecía autocumplida, y se trata de funcionar en base de nuestras creencias limitantes de tal manera que estas se vuelven irremediablemente ciertas.

La historia ha demostrado que muchos límites eran en realidad limitaciones
La historia ha demostrado que muchos límites eran en realidad limitaciones

Lo posible y lo imposible

Como corredores populares, en ocasiones instauramos creencias limitantes que nos limitan y que hacemos tan nuestras que se vuelven límites, aunque en la realidad no lo son. La pregunta en estos casos suele ser la misma: ¿Significa esto que todos podemos correr los 100 metros en menos de 10 segundos? No, no significa exactamente eso. Lo que vengo a destacar es que nuestras creencias sobre lo que es posible y lo que no, influyen directamente en cómo nos enfrentamos a esos objetivos que creemos imposibles. Si llevo cuatro años corriendo 10k y nunca he bajado de 40 minutos, quizá empiece a pensar que he llegado a mi límite físico cuando en realidad lo que he alcanzado es una limitación.

Es importante aclarar que las limitaciones no son meramente físicas, sino que pueden ser de cualquier tipo. Cuando empecé a correr larga distancia, me encontré con mucha gente que me decía “es que a mí correr me aburre, yo no puedo correr como tú”. Ese no es un límite real, sino una limitación, no se trata de que no puedas, de lo que estamos hablando es de que no te gusta correr. Es una limitación y no un límite. Y como esos muchos más: “soy mayor para ese tiempo”, “peso demasiado para esos ritmos”, “supone un esfuerzo muy grande”.

Visto esto, ¿qué creencias estás suponiendo ciertas que están limitando tu capacidad de alcanzar tus objetivos? ¿Cuál es tu límite real? Durante la historia del deporte, muchas personas han demostrado que si puedes soñarlo puedes conseguirlo. ¿Qué es eso que sueñas con conseguir y te estás limitando para alcanzarlo? Quizá sólo sea una limitación y no un límite real.


David Roncero Domínguez, Profesional en Desarrollo personal
www.davidroncero.es

SOBRE EL AUTOR

David Roncero
Profesional en Desarrollo personal

www.davidroncero.es


16.821

Articulos relacionados

Salud Capacítate para el día a día corriendo
Salud Soy tu cuerpo, no me ignores o te lo haré saber
Salud Exito y fracaso, caminos hacia el aprendizaje

También te puede interesar

Salud ¿Cómo cuidar tu cuerpo tras un maratón?
Salud Disfruta del running a pesar de la alergia

Las más vistas

Reportajes La dura vida del corredor popular
Actualidad Carlos Gazapo y Maria Mercedes Pila se coronan campeones de España en Maratón de Santa Cruz de Tenerife Naviera Armas