BUSCA TU CARRERA

Tenemos 166 eventos a tu disposición

Proselitismo runner

Por Mario Trota para carreraspopulares.com

Sí, lo reconozco. Soy un adicto a correr. En el buen sentido de la palabra. Me encanta salir a trotar, participar en carreras, rodar con amigos, tomar una caña después con ellos. Mirar las clasificaciones, guardar con mimo los dorsales de las carreras especiales. Me gusta cuidarme, tomármelo con calma y sin obsesionarme. Aprender, crecer como corredor y sentirme genial cada vez que practico mi deporte favorito.

Pero también me gusta que otros se sientan como yo. Y a veces eso es un problema. Porque, reconocedlo, no soy el único... nos encanta hacer proselitismo y ganar cada vez más y más adeptos a nuestra ´secta´ de corredores.

Bueno, si queréis hablo solo por mí. Lo confieso. Desde que empecé a correr sentí la necesidad de contar a todo el que me rodeaba y que no corría lo buena que era esa sensación terminar un entrenamiento o una carrera habiendo cumplido con el objetivo marcado. Lo bueno que era para mi salud, para mi figura (adelgacé muchos kilos, sobre todo al principio) y para mi estado de ánimo.

En mi caso, he "arrastrado" a este deporte del correr a muchos amigos y a algunos compañeros de trabajo. La mayoría siguen con ello, y es algo que me hace sentirme muy satisfecho. Algunos han empezado a correr a mi lado y en pocos meses hemos participado juntos en su primera carrera. Una experiencia inolvidable.

En otras ocasiones no lo he conseguido. Es complicado si hablamos de la pareja. Si ella (en mi caso) no corre, lo vemos como un problema. Así que intentas llevar a cabo un sutil ´lavado de cerebro´ para que se una a tu causa. Piensas que así te entenderá mejor y no verá raro que te levantes a las 7 de la mañana un domingo para ir a correr ¡y encima pagando! O te haces ideas románticas en la cabeza: "podremos correr juntos y compartir afición". Pero eso no siempre puede ser. Quizá a ella no le guste, o no pueda correr.

También he conseguido que algún familiar se compre unas zapatillas decentes y dé sus primeras zancadas. Desgraciadamente, las ´zapas´ están en un rincón acumulando polvo. Pero al menos monta en bici de vez en cuando y pasea mucho.

Ciertamente, he llegado a ponerme muy pesado. Hasta que llega un momento en el que te das cuenta de que quizá eres demasiado agresivo en tus planteamientos y quieres arrastrar a la gente cercana a tu causa aunque no les guste correr. Te preguntas: "¿pero es que no ven que es maravilloso?". Al final, tengo que aplicarme la máxima de siempre: lo importante es el respeto. Puedes intentar convencer a mucha gente de que empiece a correr, o lo retome. Pero no hay que forzarles a ello. Tiene que gustarles, deben disfrutar con ello. Y en eso sí que puedes ayudarles. Darles el empujón que necesitan si se lo están pensando, animarles cuando están en los momentos difíciles y quieren tirar la toalla.

Y si no les gusta correr pero sí nadar, montar en bici, caminar, jugar al fútbol, al ténis o subir a la montaña, al menos están haciendo deporte y poniéndose en forma. Invierten en salud. Y eso es lo más importante.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


30.228

Articulos relacionados

Reportajes Guía del corredor novato: la ropa para correr
Reportajes Guía del corredor novato: correr con lluvia
Reportajes Las zapatillas son para el verano

También te puede interesar

Reportajes Rutas Legendarias: Los Recorridos de Maratón Más Desafiantes del Mundo
Reportajes Desafíos y emociones sobre ruedas: los eventos ciclistas más importantes

Las más vistas

Salud La confianza del corredor
Actualidad La ONG Entreculturas anima a correr por la infancia refugiada el 11 de febrero en Madrid