Si caes 7 veces, levántate otras 7

Por carreraspopulares.com

El último caso fue como para asustarse. Ante todo, lo que debemos entender es que estas historias son solo protagonizables por atletas de élite. De esos que están hechos de otra pasta. Pero les ponemos en antecedentes.

El pasado 23 de abril. La atleta keniata Jemima Sumgong va corriendo el Maratón de Londres entre el grupo de favoritas. Imagínense la velocidad a la que va. En ese momento, sin ningún tipo de intención, su pierna es trabada por la pierna de otra atleta de su grupo, una etíope. Las dos caen al suelo.

Jemima tarda unos segundos en levantarse. Lo hace muy rápido, pero está aturdida. Se ha dado un fuerte golpe en la cabeza y le duele. Le duele mucho a tenor de sus gestos, de su cara, que expresa un ´¿Pero dónde estoy, qué ha pasado aquí? Está desorientada, pero tienen grabado en la memoria que debe seguir corriendo.

Tarda poco en comprender todo lo que ha pasado mientras, tocándose en chichón, sigue corriendo. Las líderes del maratón se le han escapado. Ella no es ni siquiera la favorita, pero empieza a recibir los aplausos del público y comprende que, si se ha sobrepuesto a esa tremenda caída, puede con muchas otras cosas. Puede seguir adelante, puede correr más rápido, puede ganar.

Tanto es así que, poco a poco va dando caza a sus rivales. Llega al grupo de cabeza, donde se mantiene. Pero, cuando van faltando pocos kilómetros, comprende que tiene más fuerzas que nadie y, da un hachazo, para ganar el maratón.

El de Jemima es un caso de esos para grabarse el vídeo y poner en las escuelas. Un vídeo de esos que dará la vuelta al mundo varias veces durante años con mensajes motivacionales y músicas épicas. Algo solo reservado para los grandes. Los mortales no debemos intentar hacer eso en nuestros maratones. Debemos estar seguros de nuestras condiciones físicas. Pero no es un caso único.


Del suelo al cielo, otra vez

Durante la disputa del último Mundial de Medio Maratón en Cardiff, el incombustible Mo Farah partía como uno de los favoritos junto al atleta keniata Geoffrey Kipsang Kamworor. Incluso semanas antes se habían cruzado algunas declaraciones. Farah corría en casa.

A la hora de disputar la prueba, todos se ponen en línea de salida. Suena el disparo, y Kamworor cae al suelo. Se precipita nadie sabe porqué. Es arrollado por algunos corredores. El grupo de cabeza se escapa. El costalazo que se ha dado es importante, pero él sigue adelante.

En ese momento, las imágenes de televisión nos muestran que tiene las dos rodillas ensangrentadas. Le tiene que doler, al menos, el golpe. Pero sigue adelante. Va cazando a sus rivales y, ¿lo adivinan? Se convierte en Campeón del Mundo entrando por delante de todos.

Ya sabéis, cada vez que caigáis, volved a levantaos. Eso sí, nosotros, los mortales, con cabeza.


9.454

Articulos relacionados

Reportajes Otro Maratón de Valencia para soñar en grande
Reportajes Gestión del ritmo: la clave del triunfo en el maratón
Reportajes Llegadas de Maratón agónicas: en el límite de la salud

También te puede interesar

Reportajes Por qué correr con el teléfono móvil
Reportajes La sufrida vuelta al cole del corredor

Las más vistas

Salud ¿Correr con frío es bueno? ¿Seguro?
Actualidad Despedimos 2021 con las clásicas pruebas navideñas de final de año.