¿Cómo elegir una bebida isotónica? (y no morir en el intento)

Por Naira Fernández para carreraspopulares.com

En muchas ocasiones ir a comprar una bebida isotónica se convierte en prácticamente una misión imposible. En cada etiqueta leemos información diferente, expresada incluso en unidades diversas y con ingredientes que difieren de un etiquetado a otro. Al final, tenemos tal cacao en la cabeza entre tanto antioxidante, maltodextrina y guaraná que terminamos escogiendo a pinto pinto gorgorito sin ningún criterio y nos queda una eterna duda residual en nuestra cabeza: ¿Habré elegido bien?

¿Cuándo es necesaria una bebida isotónica?

Lo primero de todo que has de saber, querido lector, es cuándo has de beber una bebida isotónica. Recurriremos a ellas en las siguientes condiciones:

• Si el entrenamiento dura menos de una hora pero es de intensidad elevada (sprints, por ejemplo)
• Si el entrenamiento durará más de una hora y es de intensidad elevada (por ejemplo, esas tiradas largas en las que forzamos un poco más de lo habitual)

También has de recurrir a ellas cuando practiques ejercicio en condiciones ambientales extremas (alta temperatura y humedad) o si sudas en gran cantidad y se trata de una transpiración muy salada (en ocasiones, al secarse la ropa observamos restos de sal en la misma) o incluso será un buen recurso si no eres capaz de comer antes de un entrenamiento/competición de larga duración.

¿Por qué recurrir a una bebida isotónica?

Principalmente porque tiene la misma osmolaridad que los líquidos de nuestro organismo, lo que significa que contiene aproximadamente el mismo número de partículas (hidratos de carbono y electrolitos) por 100ml y por consiguiente será absorbida tanto o más rápidamente que el agua, previniendo nuestra deshidratación.

Tres puntos clave para elegir

Ahora que tenemos claro cuándo y porqué usar bebida isotónica viene la pregunta del millón: ¿Cómo la elijo? Olvídate de los antioxidantes, la cafeína o si esta u otra vitamina está en mayor proporción, simplifica y fíjate en tres cosas: sus calorías totales, en el tipo y cantidad de hidratos y el sodio

Los hidratos de carbono me permitirán retrasar la aparición de la fatiga. Los hidratos utilizados en estas bebidas son habitualmente: glucosa, fructosa, sacarosa y polímeros de glucosa (maltodextrinas) El ACSM (Colegio Americano de Medicina del Deporte) recomienda que se utilice una mezcla de estos ya que permitirán mejorar la palatabilidad (el sabor) de la bebida, limitarán la osmolaridad y se mejorará la absorción de agua y glucosa en el intestino.

El sodio permite mantener el equilibrio hídrico de nuestro organismo. Con la sudoración eliminamos también sodio (aproximadamente entre 20-70 mmol/l) pérdida que, de no ser compensada con la bebida, contribuirá a la aparición de calambres musculares o una peligrosa hiponatremia.

Las bebidas deportivas pueden comercializar en líquido de distintos volúmenes o en formato polvo para reconstituir con agua. Por esta razón, la información que encontremos en el etiquetado puede diferir y hacer que nos volvamos locos a la hora de elegir. Por esta razón, en la imagen final se muestra dicha composición en base a los volúmenes de comercialización más comunes para que podamos comparar de manera fácil y sencilla y seleccionar la que más nos convenga.

Por último y , no por ello menos importante, recuerda: ¡TIENE QUE GUSTARTE! De nada sirve una formulación impecable si su sabor te resulta desagradable. El objetivo principal es beber de manera frecuente durante la actividad. Si retraso su ingesta porque el sabor me resulta insoportable no te estarás hidratando convenientemente. Así que elige con cabeza ¡pero también por su sabor!

Naira Fernández, Dietista-Nutricionista y Tecnóloga de Alimentos
Web: [ www.nairafernandez.com ]
Twitter: @unapizcadevida
Facebook: [ Aquí ]

SOBRE EL AUTOR

Naira Fernández
Dietista-Nutricionista y Tecnóloga de Alimentos

http://www.nairafernandez.com


ARTÍCULOS RELACIONADOS



POR LETICIA GARNICA

POR LETICIA GARNICA

POR CARRERASPOPULARES.COM


Siguenos en:

Tambien te puede interesar

¿Los runners podemos tomar helado? ¡Por supuesto!
Laura Jorge

Con la llegada del verano, los helados no sólo están permitidos, sino que son un excelente recuperador y nos ayudan con el pre o el post entrenamiento. Eso sí, siguiendo los consejos de nuestra nutricionista, Laura Jorge.

¿Qué tengo que comer después de un entrenamiento?
Centro PRONAF

¿Qué alimentos necesita nuestro organismo cuando hemos acabado de entrenar? Descubre qué es lo indicado para tomar después de entrenar con estos consejos del Centro PRONAF.

8 errores nutricionales de los corredores novatos
carreraspopulares.com

Cuando empezamos a correr, aunque lo hagamos para perder peso, debemos seguir una serie de consejos para que no se vuelva en nuestra contra, nutricionalmente hablando. Sigue estos consejos, siempre consultando a un nutricionista para tener la mejor alimentación adaptada a tus características.

Los geles y el maratón ¿cuándo tomarlos?
Pablo Felipe Martín Sanz

Seguro que ya conoces los geles energéticos, o te estás planteando tomarlos para el maratón. Pero ¿cuándo hay que tomarlos? Nuestro experto, Pablo Felipe, nos cuenta los secretos.

Las mas vistas

¿Cuántos días a la semana es recomendable entrenar?
Oscar de las Mozas

Una de las dudas a las que nos enfrentamos los corredores populares es cuántos días es bueno entrenar. El entrenador Óscar de las Mozas nos explica las claves.

Por qué correr te hace mejor persona
carreraspopulares.com

Los beneficios del running son muchos. Hoy queremos hablarte de cómo este deporte te convierte, además, en una buena persona.

¿Cuál es el mejor momento del día para correr?
carreraspopulares.com

Imagina que no tuvieras más ocupación en el día que correr... ¿en qué momento preferirías hacerlo? Te damos las pistas para descubrir cuál es tu hora ideal para correr.

Ideas para molar corriendo de la cabeza a los pies
Adolfo Bello

Cada vez es más difícil diferenciarse del resto de runner. ¿Más difícil? Descubre las posibilidades que los complementos te dan para que tus compañeros vean cuánto molas