Germán Silva: el error más dulce posible

Por Luis Miguel del Baño para carreraspopulares.com - 09/01/2017

Probablemente el final más memorable de toda la historia del Maratón de Nueva York. Un final marcado por un error de uno de los corredores a la hora de seguir el trazado y por una de las remontadas más espectaculares que se recuerdan.

Es el episodio protagonizado por Germán Silva quien, junto con su compañero Benjamín Paredes, ambos mexicanos, se habían destacado en solitario en cabeza tras 40 kilómetros de carrera. Ambos se iban a jugar la victoria final en los dos últimos kilómetros.
Los dos corredores iban confiados en sus posibilidades. Sabían que iba a ser una lucha sin cuartel. Compañeros durante más de 40 kilómetros y ahora rivales por lograr un hueco en la Historia durante menos de dos kilómetros.


El momento del error

El público se agolpa en las calles. Todo son aplausos, vítores y gritos. El trazado se prepara para su final. Llegan los momentos decisivos cuando, de repente, sucede lo inesperado, lo increíble, lo que nadie se podía imaginar. Germán Silva abandona a su compañero y, en lugar de seguir recto por el trazado marcado, gira a la derecha y se va por una calle incorrecta. Pero, ¿¡qué ha hecho!?

El propio Germán asegura que él estaba siguiendo “a la cámara de televisión por inercia”. Llegó un momento, para preparar el final, que la cámara que va en la moto se retira del trazado. “Cuando ellos giraron a la derecha para retirarse, yo continué siguiéndolos. De pronto me di cuenta de que ya no había gente y de que algo sucedía. Automáticamente me di la vuelta y me doy cuenta de mi error y empiezo a correr hacia el trazado correcto”.

Parecía todo perdido. Queda algo más de un kilómetro y esos segundos han sido decisivos. Su rival tiene muchas fuerzas.


Una remontada histórica

En ese momento, Germán Silva comienza una carrera hacia la estela de Benjamín, que por el error y el cambio de ritmo que acaba de protagonizar Germán, le ha sacado una ventaja que parece insalvable. Su determinación es tal que, poco a poco, le va recortando la ventaja. Pero aún así parece imposible. Germán aprieta tanto que incluso muchos piensan que se va a desfondar. Sigue recortando la ventaja y ya tiene al alcance de la mano al líder de la carrera. Queda menos de un kilómetro. Parece que le va a coger, pero ¿aguantará a ese ritmo?

Con una velocidad ciertamente endiablada, Germán se pone a la altura de Benjamín, le pasa y éste trata de seguirle durante unos segundos. Pero es imposible. Se va en solitario hacia la meta. Su ritmo es el de un campeón. Unos segundos después cruza la cinta blanca de ganador.

Lo ha conseguido. Aquello por lo que tanto tiempo ha luchado, por lo que se preparó, ese es su premio. Su determinación era tal, que ni siquiera ese fatídico error le lastró, sino que le hizo incluso más grande obligándole a ir a un ritmo imposible de seguir por su rival. Las mediciones posteriores dieron como resultado que el último kilómetro lo hizo en 2 minutos y 40 segundos. Un último kilómetro de un maratón en 2:40. Increíble.


Un antes y un después

Ese error y ese final, asegura Germán “cambiaron mi vida”. Pasó de ser “un corredor medio reconocido a tener un cambio radical y ser un corredor famoso en Estados Unidos, en Europa y en el propio México.

De hecho, Germán cuenta cómo su padre, sus familiares, “buscaban luz eléctrica para mi comunidad en México. En solo un mes después del Maratón de Nueva York, se logró”. Germán había pasado a ser el “wrong way winner”, como le bautizaron en Nueva York. Es “el mejor error que he cometido en mi vida”. Sé que la gente lo ve como uno de los sucesos más memorables en el maratón.

Aquí tenéis dos vídeos de aquella hazaña. En el primero, más extenso, Germán Silva explica todo lo sucedido y cómo le cambió su vida como deportista. En el segundo, tenéis un breve resumen de la competición con la narración original de la época y el momento del error destacado.









SOBRE EL AUTOR

Luis Miguel del Baño
Periodista



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Olvídate del GPS... de vez en cuando
Chema Martínez Pastor

Medir nuestras carreras y ritmos es muy importante para mejorar. Pero ¿realmente es necesario estar pendientes mientras corremos? Aprende a desconectar de vez en cuando.

¿Cuánto tardaría Usain Bolt en acabar un maratón?
Chema Martínez Pastor

¿Imaginas que un velocista pudiera correr ´a tope´ un maratón? ¿Cuánto tardaría? ¿Y un maratoniano en hacer 100m lisos? Descúbrelo en nuestra comparativa de velocidades.

Cosas que cambian en tu vida cuando empiezas a correr: la ropa
Marisol Galdón

¿Has pensado alguna vez qué cosas han cambiado en tu vida desde que eres runner? Tu relación con la ropa de deporte es una de las que, posiblemente, más han hecho cambiar tu día a día.

Sueños de Maratón
Chema Martínez Pastor

Tu cuerpo está preparado para correr un maratón. Pero ¿y tu mente? ¿Qué se te pasa por la cabeza la semana antes de la gran cita?

Las mas vistas

Más de 20.000 corredores vuelan por las calles de Madrid en una edición de Récord
carreraspopulares.com

El Keniano Moses Kibet rompió el récord de la prueba, con el segoviano Javi Guerra estableciendo una nueva plusmarca nacional en la capital. La keniana Joy Kemuda Loyce confirmó el doblete keniano en el Renault Medio Maratón de Madrid

¿En qué país se corre más rápido los Maratones?
carreraspopulares.com

¿Sabéis cuál es el tiempo medio de un ser humano en correr un maratón? Y, ¿en qué país ese tiempo medio es el más rápido del mundo? Para averiguarlo, el portal runrepeat.com ha analizado más de 2 millones de tiempos de maratones celebrados en 47 países durante 6 años. Aquí los tenéis.

La juerga del corredor
Mario Trota

Desde que corres, ¿sales menos de fiesta? ¿Se burlan de ti tus amigos no corredores porque ya no eres el juerguista de antes? Las prioridades cambian, sí. Pero eso no significa que no nos guste pasarlo bien. ¿Piensas igual que Mario Trota?

Las 10 cosas que más nos gustan a los corredores
May Luján

¿Qué es lo que más os gusta de salir a correr? ¿Y de una carrera? Hemos comprobado que muchos de los gustos coinciden entre corredores. Y es que somos muy sencillos de contentar.