¿Dormir bien antes de un maratón? ¡Aprende cómo!

Por carreraspopulares.com

Vale, vale, podemos comprender que las horas previas a correr un maratón sea complicado conciliar el suelo. Pero, créenos, cosas mucho más complicadas has hecho durante la preparación. Has corrido centenares de kilómetros, tiradas de distancias que pensabas que no conseguirías acabar con solvencia y entrenamientos de calidad que ya merecían una medalla.

Ahora, justo que llega lo fácil que es echarse en la cama, ¿no te es posible conciliar el sueño con comodidad a causa de los nervios? Bueno, pues entonces hemos llamado a nuestros colaboradores y les pedimos que nos den algún consejo. Lo podéis usar para cualquier maratón en el que os hayáis apuntado. Que os sirva de experiencia vital. Aunque claro, hay algún maratón que ya está muy cerca, ¿verdad?

Consejos para dormir mejor antes del maratón

1.- Evita hacer ejercicio la tarde del día anterior. Trata de ocupar el tiempo con actividades tranquilas y entretenidas. Prepara la carrera con antelación para no hablar ni pensar en ella después de la cena.

2.- Antes de dormir, reduce tu activación. Antes de dormir, procura hacer cosas que reduzcan tu activación, como por ejemplo, leer. Si ves la televisión, que sea fuera de la cama.

3.- Métete en la cama, adopta una posición cómoda y deja que te invada la tranquilidad. Si dominas alguna técnica de relajación, es el momento de aplicarla. También puedes realizar actividades monótonas, como contar despacio, recordar sensaciones relajantes o repetir palabras tranquilizadoras.

4.- Cuando estés en la cama: Ahí queda prohibido pensar en la carrera. Tampoco te preocupes si no te duermes. Evita darle vueltas a la cabeza con eso.

5.- No te esfuerces por quedarte dormido. Cuanto más empeño pongas, peor. Simplemente intenta estar relajado. El sueño vendrá solo.


Ejercicios breves de relajación

Estos ejercicios son ideales para realizar los días previos a la carrera.
1.- En un lugar tranquilo, túmbate en una posición cómoda, con los ojos cerrados y las piernas y los brazos sueltos.
2.- Mantén los ojos cerrados y respira tranquila y profundamente.
3.- Recorre mentalmente tu cuerpo e identifica las zonas de mayor tensión.
4.- Concéntrate en esas zonas y, sin esfuerzo, intenta relajarlas muy despacio. Trata de conseguir que cada vez estén más sueltas.
5.- También puedes imaginar sensaciones de pesadez o calor en las manos, los brazos y las piernas.
6.- Para finalizar, vuelve a repasar mentalmente las zonas de mayor tensión (y observa los cambios que se han producido), al mismo tiempo que repites tu palabra clave.


16.612

Articulos relacionados

Entrenamientos Los rodajes largos
Reportajes Consejos para correr un Maratón: Estela Navascués
Salud El frío y el corredor

También te puede interesar

Reportajes Zatopek, un mito inmortal
Reportajes Las carreras (de Navidad) más raras del mundo

Las más vistas

Nutrición Los falsos mitos de las grasas
Salud El pie del corredor de montaña