La motivación, el gran aliado para correr

Por Samanta Chocrón para carreraspopulares.com

Salir a correr, ese “simple”ejercicio de poner un pie delante de otro, a veces necesita de motivación para hacerlo. Sí, porque a todos los runners nos sucede que alguna vez no tenemos ganas de entrenar. Por esa razón, os voy a dar tips para ganarle a la pereza cuando ella cree que nos vencerá.

Como describe la psicóloga deportiva Patricia Ramírez en el libro “Tú también puedes ser runner” de la periodista vasca Begoña Beristain, correr tiene muchos beneficios, entre ellos:

• Despeja la mente
• Mejora el estado de ánimo
• Ayuda a mejorar la autoestima
• Ayuda a cambiar el estilo de vida
• Mejora nuestra disciplina y orden

Por ello debemos aprovechar de este deporte y buscar motivaciones para realizarlo. ¿Mis conejos? En primer lugar, convierte TÚ tiempo de correr, en algo especial del día. No lo mires como una obligación, porque dejará de darte satisfacción, porque no vas a disfrutar de las zancadas, porque dejará de relajarte y hacerte feliz.

En segundo lugar, busca la mejor excusa para entrenar. Por ejemplo, sal a correr con amigos, o únete a algún grupo de runners que entrenen cerca de tu casa. Si sales solo, descárgate una lista de música que te de energía o escucha el podcast de ese programa que tanto te gusta y no tienes tiempo de hacerlo en otro momento. Apúntate a alguna carrera.

En tercer lugar, pero no menos importante, afuera los pensamientos negativos como: “está lloviendo”, “hace frío/calor”, que eso no gane en tu lucha por salir a correr.

Lógicamente, también debemos tener en cuenta que no todos los días nos levantamos con el mismo humor ni con la misma energía. “Hay mañanas que nos sentimos pletóricos y nos comeríamos el mundo, y otras que apenas dan ganas de salir de la cama. Los motivos de estos cambios emocionales y de energía pueden ser diferentes: la calidad del sueño, los problemas que acumulamos, el frío, la alergia, estar a dieta, tener una reunión complicada por delante... Nuestro estado de ánimo es muy vulnerable al entorno si nosotros se lo permitimos”, destaca Patricia Ramírez en su blog. Por eso es que debemos buscar motivaciones para que salir a correr no sea un problema sino un disfrute.

Por ejemplo, si estás preparando una prueba, Patricia Ramírez, da ejemplos de cómo mantener la motivación para llegar a la meta. ¿Cuáles son los pasos que te pueden ayudar?

• Sueña a lo grande pero con los pies en la tierra, no olvides planificar.
• Planifica por escrito, por ejemplo, los planes de entrenamiento.
• No olvides nunca tu “porqué”, no pierdas de vista la meta de tu objetivo.
• Busca placer en cada entrenamiento, la perfección de tu técnica de carrera, tus movimientos.
• Actúa y no postergues, crea una rutina.
• Recompénsate, siente orgullo de tus esfuerzos.

Un ejemplo de lo que yo hago cuando estoy con poca motivación es salir a correr por parques que no sean mi sitio habitual de entrenamiento. Elrunningda esa libertad de poder salir a hacerlo en cualquier lugar, de disfrutar al aire libre y una manera de realizarlo es conociendo sitios nuevos, rompiendo esa rutina de siempre correr por la misma zona.

Si eres de las que tiene que viajar por trabajo, aprovecha a llevar tus zapatillas en la maleta, y en tu “hora libre”, intenta salir a correr 30 minutos, además de realizar una actividad física saludable, harás turismo y podrás disfrutar de ese entrenamiento por dos. Asique ya sabes querida corredora, disfruta de TÚ momento, sea en tu ciudad de siempre, de viaje o vacaciones. No hay excusas para no encontrar alguna motivación y salir a correr.

SOBRE EL AUTOR

5.373

Articulos relacionados

Reportajes Porque NUNCA es tarde para empezar a correr
Reportajes Ideas para molar corriendo de la cabeza a los pies
Reportajes ¿No tienes ganas de correr? Piensa en esto

También te puede interesar

Reportajes Cómo funciona el chip de una carrera
Reportajes El corredor cervecero

Las más vistas

Nutrición Frutos secos: los mejores para el corredor
Actualidad Alpedrete prepara ya su VII carrera solidaria Las Dehesas. ¡No te quedes sin tu dorsal!