Ben Nevis Race, más que una carrera

Por carreraspopulares.com - 30/09/2019
Imagen de la Ben Nevis Race (Foto: John ONeill - Facebook Ben Nevis Race)
Imagen de la Ben Nevis Race (Foto: John ONeill - Facebook Ben Nevis Race)

Al oeste de las famosas highlands de Escocia se alza la montaña más alta del Reino Unido. Se llama Ben Nevis y tiene 1.344 metros de altitud. Puede parecer poco si estamos acostumbrados a vivir cerca de una zona se montaña con cotas superiores a los 2.000 metros. Y si nos planteamos subirla corriendo. Pero la ascensión al Ben Nevis entraña más dificultad de lo que pensamos. Es cierto que desde la base de la montaña, la distancia hasta la cima no es muy larga, entre siete y ocho kilómetros, dependiendo de la ruta. Pero el desnivel es de 1.340 metros, porque comienzas a subir desde el nivel del mar.

Situada a las afueras de la localidad de Fort William, la montaña británica más popular atrae a miles de turistas cada año y a cientos de corredores cada primer sábado de septiembre, dispuestos a participar en la Ben Nevis Race, una carrera centenaria, clásica y que se ha convertido en un símbolo del fell running. Se trata de la modalidad precursora del trail running, o de las carreras de montaña. Desde el siglo XIX los británicos se vieron atraídos a correr y competir por campos y colinas. Y no tardaron en atreverse con su cima más emblemática.

El primero en hacerlo fue William Swan, en septiembre de 1895. Era barbero y vivía en Fort William. Él realizó la primera ascensión de la que se tiene registro corriendo hasta la cumbre. Salió desde la oficina de correos de Fort William, coronó la montaña y regresó al punto de inicio en 2 horas y 41 minutos. La distancia era de alrededor de 14 kilómetros.

Fue tres años después cuando, tras varios intentos de récord por parte de varios hombres, la Asociación Atlética Amateur de Escocia estableció la primera carrera oficial de ascensión al Ben Nevis. Tomaron la salida 10 corredores, en un trazado algo más largo que el de Swan, porque salieron desde un hotel en Banavie, más alejado. Curiosamente, el ganador, un joven de 21 años llamado Hugh Kennedy, tardó también 2 horas y 41 minutos.

Se celebraron varias carreras más hasta comienzos del siglo XX, de las que se tienen pocos registros. En una de ellas, con salida en la oficina de correos de Fort William, Ewen McKenzie estableció el nuevo récord de la prueba en 2 horas y 10 minutos.

Salida de la Ben Nevis Race en los años 70 (Facebook Ben Nevis Race)
Salida de la Ben Nevis Race en los años 70 (Facebook Ben Nevis Race)

La nueva era

Pasaron tres décadas sin carrera hasta que en 1937 se recuperara para celebrarse de manera más regular. En aquella primera edición de la nueva era de la Ben Nevis Race el ganador fue Charles Wilson, con un tiempo de 2 horas y 17 minutos. Wilson ganaría el año siguiente y en dos ocasiones más, y su mejor marca fue 2 horas y 13 minutos.

Hubo seis ediciones de la carrera desde 1937 hasta 1951, cuando se creó la Ben Nevis Race Association con la idea de formalizar la prueba y hacerla con una periodicidad anual. Algo que se ha conseguido hasta la actualidad, salvo en 1981, que no se celebró por la extrema dureza de las condiciones meteorológicas.

Aquel año 1951, el ganador, Brian Kearney, consiguió batir el récord y además bajar de las 2 horas, algo que nadie había conseguido. Su marca: 1 hora y 51 minutos. En aquella época no había un trazado oficial establecido en la carrera. Una vez que se situaban a las faldas de la montaña, cada corredor escogía el mejor camino para subir y descender.

Otro de los hitos de la historia de la carrera lo estableció Kathleen Connochie en 1955. Fue la primera mujer que corrió y completó la Ben Nevis Race. En aquella época no permitían correr a la mujeres en este tipo de competiciones.
Pero su entrenador, un popular deportista local y ganador de la carrera del Ben Nevis en una ocasión, Duncan McIntyre, amenazó con no participar si se vetaba a la joven corredora. Kathleen tenía tan sólo 16 años cuando se convirtió en la primera finisher de la Ben Nevis Race. Tardó 3 horas y 2 minutos. Entró en la historia y en el Libro Guinness de los Récords.

Victorias y marcas

Hablando de récords. Tanto el masculino como el femenino se establecieron en 1984. Ese año el ganador Kenny Stuart paró el crono en 1 hora 25 minutos y 34 segundos. La ganadora, Pauline Haworth, estableció una marca de 1 hora 43 minutos y 25 segundos.

Más estadísticas curiosas: Ros Evans (o Coats, si tomamos su apellido de soltera) es la mujer que más veces ha ganado la carrera, un total de 7. En el lado masculino, el que más victorias acumula es Finlay Wild. Ha ganado 10 veces, todas de ellas de forma consecutiva, y es el vigente campeón, al ganar también la edición de 2019.

Y otro dato interesante más. En medio de la larga historia de victorias británicas nos encontramos a dos españoles. En 2008 Agustí Roc ganó la Ben Nevis Race con un tiempo de 1 hora 29 minutos y 12 segundos. Un año después, la victoria femenina fue para la catalana Mireia Miró, que acabó en 1 hora, 56 minutos y 46 segundos.

Momento de la Ben Nevis Race
Momento de la Ben Nevis Race

Una carrera especial

La Ben Nevis Race ha recibido muchos calificativos: dura, icónica, clásica, espectáculo. Es mucho más que una competición y en la historia del deporte británico es una de las pruebas más queridas. Por eso todos los atletas se toman la carrera de una forma muy personal y se preparan para ella como si fuera una competición de un gran campeonato internacional.

En la actualidad, el límite se ha establecido en 600 participantes y las plazas vuelan cuando los dorsales se ponen a la venta varios meses antes. La distancia es de 14 kilómetros, con un desnivel positivo de 1.340 metros. La salida está en Caglan Park, a las afueras de Fort William. Pero no puede participar en la carrera cualquier corredor. Los organizadores vigilan mucho la seguridad y exigen que los participantes sean corredores de montaña algo experimentados, que hayan terminado al menos tres carreras de ‘trail’ previamente.

Las condiciones meteorológicas del Ben Nevis, como hemos dicho, pueden ser complicadas, debido al duro clima escocés. Por ello también se exige a los corredores que lleven chubasquero, un gorro, guantes y un silbato, por si se desorientan entre la niebla (muy habitual y densa en la cima) o en medio de una tormenta. Además, si un participante no ha llegado a la cima en menos de dos horas, es obligado a regresar a la salida.

Salida de la Ben Nevis Race en los años 70 (Facebook Ben Nevis Race)
Salida de la Ben Nevis Race en los años 70 (Facebook Ben Nevis Race)


Tambien te puede interesar

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Descubrir Budapest corriendo
Pedro García Hernández

El nombre de Budapest, la capital Hungría, nace de la unión de Buda, la zona histórica de la ciudad y Pest, la parte moderna. En medio de ambas, el Danubio. Si eres corredor y quieres conocer lugares para recorrerla en zapatillas, te vamos a dar algunas recomendaciones.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

¿Carreras cortas? 5 maneras de echarlas a perder
May Luján

Una pequeña mala decisión puede echar a perder toda una carrera. No te líes y actúa con cabeza en las carreras cortas. Evita estas situaciones.