¿Disfrutas más entrenando o compitiendo?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 07/09/2018

Hay un dicho que se atribuye a diferentes atletas profesionales, que dicen que prefieren “sufrir entrenando para disfrutar compitiendo”. En el caso de los corredores populares, no es que haya que llegar a esos extremos, pero es cierto que, si nos quedamos con la parte más lúdica del running (otro día hablaremos del sufrimiento), podemos encontrar diferentes formas de disfrutar del running, que van asociadas, sin duda, a la personalidad de cada uno.

Una cosa está clara, es que si corremos y seguimos haciéndolo durante mucho tiempo, es porque disfrutamos haciéndolo. Hay cosas que nos gustan menos que otras, está claro. Y también hay momentos en los que no queremos correr, que abandonamos entrenamientos, o que simplemente todo nos sale torcido, nos lesionamos... Pero ahí seguimos. ¿Qué es lo que te engancha de correr?

Están, por un lado, los que disfrutan cada vez que se ponen las zapatillas. Generalmente se trata de personas que llevan algún tiempo corriendo y han pasado ya de todo. Tuvieron su época de apuntarse a todo lo que se movía, pero también han estado un tiempo sin ponerse un dorsal. Se trata de los compañeros perfectos, porque aprovechan cualquier ocasión para correr con los demás, sea un entrenamiento exigente, un trote suave o participar en una carrera del barrio. Este es el ejemplo al que todos nos deberíamos encaminar, ya que el running debería ser una fuente de satisfacción siempre.

Nunca hay que dejar de disfrutar
Nunca hay que dejar de disfrutar

Pero claro, tenemos nuestros momentos para probarnos y mejorar nuestras marcas. Podríamos decir que al principio estamos “buscando nuestro sitio en el running”. Probamos planes de entrenamiento, nos apuntamos a carreras buscando bajar nuestra marca, cambiamos cosas en nuestra alimentación... En definitiva, queremos experimentar qué se siente en muchas circunstancias. Lo que sucede es que llega un momento en el que si queremos mejorar los tiempos, toca exigirse un poco más. Y para mejorar la mayoría de las veces hay que sufrir un poco. Siguiendo el dicho que encabeza el artículo, si sufrimos entrenando, lo lógico será que las carreras nos empiecen a salir mejor y podamos conseguir los objetivos con menos esfuerzo. Cuando hablamos de sufrir, que no se entienda por pasarlo mal, acabar con dolor excesivo o con ganas de irnos a casa. Simplemente, basta con esa sensación de salir de la zona de confort. De apretar los dientes y exigirnos ese poquito más que pensábamos que no podíamos dar. Si aplicamos esa dosis sufrimiento a los entrenamientos, el cuerpo nos lo agradecerá respondiendo mejor a los esfuerzos. Por eso, el esfuerzo del entrenamiento hoy se convertirá en disfrute el día de la carrera, porque con menos esfuerzo se consiguen los resultados deseados. Podemos correr levantando la cabeza y siendo más conscientes de lo que está pasando.

En el extremo contrario están los que entrenan dejándose llevar, sin entrar en umbrales que podríamos considerar exigentes. Simplemente se dedican a cubrir el expediente, sin dar un poco más de lo que tienen. Estos corredores, cuando llega la carrera en la que quieren cumplir su objetivo, se ven obligados a sacar los dientes porque el cuerpo no está tan adaptado a ese nivel de exigencia. En estos casos, no quiere decir que no puedan conseguir su objetivo, pero lo acaban haciendo por la vía de la obstinación o, como también se le conoce, el célebre “por mis c...”. El problema es que se pueden enfrentar a frustración en el caso de que el cuerpo les diga “basta” o si no cumplen lo que tenían pensado.

Y por último, podemos encontrar a una especie más rara de corredores, que podemos calificar como los “eternos sufridores” que, hagan lo que hagan, siempre van a tope y no saben regular para disfrutar un poco, sea entrenando o corriendo. Como ya hemos visto en otros artículos escritos por entrenadores, sabemos que esta no es la forma de conseguir resultados. Pero qué le vamos a hacer, los corredores tenemos formas muy diferentes de entender el disfrute...

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

La carrera ideal para el corredor popular
Mario Trota

En algunos casos son cuestiones quizá exageradas, deseos más bien utópicos o exigencias a un organizador que son difíciles o incluso imposibles de cumplir. Pero, ¿por qué no soñar? En un mundo idílico, ¿cuál sería nuestra carrera perfecta?

Correr te va a hacer un buen jefe
Chema Martínez Pastor

El running en la empresa es siempre una buena ayuda. Los jefes que corren tienen una serie de capacidades que, bien usadas, pueden hacer de ellos el líder que una empresa y un equipo de trabajo necesitan.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

Diario de un corredor: Maratón de San Sebastián
José Manuel Torralba

Queda poco para la maratón de San Sebastián, “una clásica” en el panorama maratoniano español. Si no la has corrido, aquí te cuento cómo me fue a mí para ver si te animas.

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.