¡No sé correr despacio!

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com

Si llevas poco en esto del running quizá te suene a chiste, o a una mala excusa que muchos corredores y corredoras ponen para justificar que van como locos en cada carrera. Pero es una realidad: hay gente que no sabe ir más despacio cuando corre. Ya sea en un entrenamiento, carrera o cualquier ejercicio que implique correr, tras dar la salida se ponen a tope desde el primer instante.

Esto, que puede parecer una virtud, en realidad es un problema, ya que correr siempre a todo lo que damos puede traernos más de una complicación. Para empezar, el cuerpo necesita regenerar los tejidos y los nutrientes que se gastan tras un entrenamiento o carrera. Si siempre corremos rápido, es muy posible que no demos tiempo al cuerpo a recuperar. De ahí que los rodajes regenerativos tengan ese nombre. Quiere decir que, hechos a baja intensidad, ayudan a que el cuerpo asimile el trabajo del día anterior y se prepare para recibir nuevos estímulos que le hagan seguir mejorando. Por paradójico que parezca, y muchos entrenadores lo dirán, para correr más rápido es necesario de vez en cuando entrenar lento.

A ritmos más tranquilos estaremos trabajando la capacidad aeróbica, es decir, el trabajo muscular y pulmonar en presencia de oxígeno. Es fundamental para aumentar la capacidad del sistema circulatorio y asegurarnos una mejor respuesta ante el ejercicio. Al “correr lento”, favorecemos el drenaje del músculo, regenerando el músculo de una manera más natural. Si, por el contrario, volvemos a entrenar rápido después de un día intenso, esa recuperación se verá interrumpida y el riesgo de lesión es más grande.

Por otro lado, mentalmente también es bueno “desintoxicarse” con rodajes que nos dejen buenas sensaciones al acabar, ya que no es bueno terminar todos los entrenamientos con la sensación de haber dejado las pilas descargadas. Un rodaje tranquilo que nos haga cansarnos muy poco nos va a venir muy bien mentalmente.

¿Qué puedo hacer para rodar más despacio?

Como decimos, para algunos no es fácil, eso de bajar de ritmo al entrenar. Por eso, os dejo estos consejos para que disfrutéis de un entrenamiento más relajado, pero no por ello menos divertido:

- Usa el pulsómetro. Si tienes un pulsómetro, póntelo durante toda la carrera, controlando que no pases de un 60-65% de tu capacidad máxima. Si no sabes cuál es tu umbral, procura simplemente no superar las 145-150 pulsaciones.

- Cambia el disco. Prueba a correr con música más tranquila, con un tempo más bajo. Por ejemplo, el jazz melódico, la música tipo “chill-out” o algunas bandas sonoras muy instrumentales.

- Socializa. Busca compañía, alguien de tu entorno que vaya a ir a ritmos más lentos y aprovecha para hablar con él o ella. Además de un entrenamiento efectivo, te divertirás.

- Practica tu control de ritmos. Si corres con GPS, juega a intentar “clavar” el ritmo en cada kilómetro. Un juego interesante puede ser intentar en cada km hacer 2 segundos más de tiempo que en el anterior. ¿Serás capaz?

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular


6.936

Articulos relacionados

Entrenamientos Entrenamiento para correr más rápido una maratón
Entrenamientos Entrenar en pista: ¿y por qué no?
Reportajes Por qué dejarlo antes de cansarte y otros consejos que nadie te da

También te puede interesar

Entrenamientos Beneficios del ciclismo indoor para mejorar en carrera
Entrenamientos PRUEBAS - Entrenamiento de cardio para prepararse para una carrera

Las más vistas

Salud La vida tras un infarto
Actualidad 12.783 corredores estrenan en su regreso la nueva meta del Maratón Valencia