Todas las excusas que quieras para no salir a correr

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
Muchas veces nos da pereza salir a correr
Muchas veces nos da pereza salir a correr

Hay días en los que salir a correr me da mucha pereza. Muchísima. A veces me ocurre durante una semana completa. Y en esta época la cosa se complica. Acabamos de dejar atrás varios meses de confinamiento, hemos salido a correr con miedo al coronavirus, a veces con mascarilla, no hay carreras para las que prepararse y, encima, ha llegado el verano golpeando fuerte. ¡Qué calor!

Trato de meterme en la cabeza todo lo que los expertos nos dicen sobre cómo motivarnos en estos momentos y no dejarnos vencer por la desidia, pero soy incapaz de aplicar sus consejos. Y digo yo, también tengo derecho a ser un poco holgazán de vez en cuando y no salir a correr, ¿no? ¿Por qué tengo que sentirme culpable si no salgo a correr durante una semana seguida?

El caso es que esto no es nuevo. No ha tenido que venir una pandemia propia de una novela de ciencia ficción para que yo actúe así. Siempre he tenido épocas en las que me he dejado arrastrar por la holgazanería en lo que a correr se refiere. Y siempre trataba de buscar la excusa perfecta para convencerme de que actuaba de forma correcta quedándome en casa.

Es cierto que no siempre es así. Si me propongo una meta seria, quiero preparar un maratón en condiciones, bajar una marca o bajar unos kilos, intento ser responsable y disciplinado y no saltarme muchos entrenamientos. Y, en realidad, a mí me encanta correr. Es una de las cosas que más disfruto en la vida. Por eso los momentos en los que la pereza puede a la ilusión de practicar mi actividad física favorita son relativamente pocos.

El debate interno entre el YO corredor y el YO perezoso
El debate interno entre el YO corredor y el YO perezoso

Conversación interna

Pero cuando ocurre, ¿qué pasa por mi cabeza? Normalmente estoy de pie mirando la ropa de correr. Está ahí preparada, junto a las zapatillas. ¿Cuál es el debate interno entre mi “yo corredor” y mi “yo perezoso? ¿Qué argumentos usa cada uno? Os voy a producir una (auto) conversación típica que ocurrió hace unos meses.

-YO Corredor: Venga, ¡a correr!

-YO Perezoso: ¡Uf! No me apetece, estoy cansado.

-YO Corredor: ¡Tonterías! Cuando lleves un rato corriendo te encontrarás mucho mejor y al final tendrás más energía que ahora. Correr te activa.

-YO Perezoso: Bueno, pero dicen que el descanso es parte fundamental del entrenamiento. No pasa nada porque no salga a correr un día.

-YO Corredor: Ya, ya. Eso mismo dijiste ayer, y anteayer. Y seguro que mañana saldrás con la misma excusa. ¡Son ya muchos días seguidos sin correr!

-YO Perezoso: No, no, que hace mucho frío.

-YO Corredor: Pues te abrigas un poco mejor, pero sin pasarte. Cuando lleves un rato corriendo ya habrás entrado en calor.

-YO Perezoso: ¡Llueve mucho!

-YO Corredor: La lluvia no te impide correr. Un chubasquero, o te quitas rápidamente la ropa mojada y a la ducha rápidamente. ¡Y chapotear en los charcos es un disfrute!

-YO Perezoso: En realidad, tengo trabajo y prefiero dedicarle un rato, porque si no lo termino me voy a estresar.

-YO Corredor: Si sales a correr, aunque sea media hora, tu trabajo será más eficiente y tendrás menos estrés.

-YO Perezoso: Bueno, eso es cierto. Pero tampoco pasa nada si no salgo hoy a correr. Un día perdido no perjudica todo el entrenamiento.

-Yo Corredor: Mira, mientras estamos discutiendo, ha pasado ya un buen rato que podríamos estar disfrutando en la calle. ¡Vamos!

-YO Perezoso: No, creo que me voy a relajar un rato viendo una serie. Mejor salimos a correr por la noche. ¡O mañana!

-YO Corredor: ¡Mañana estarás igual!

Y mañana llegó una pandemia y me quedé en casa encerrado durante dos largos meses sin poder salir a correr.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


1.772

Articulos relacionados

Entrenamientos Correr con lluvia, ¿por qué no?
Salud El frío y el corredor
Reportajes Consejos para correr con frío

También te puede interesar

Reportajes Prepara tu debut en las carreras de montaña
Reportajes El coleccionista de lesiones

Las más vistas

Nutrición El corredor de hierro (y 2)