El secreto de los corredores: frutas deshidratadas

Por May Luján para carreraspopulares.com

¿Has introducido ya las frutas deshidratadas en tu dieta diaria? Bueno, y si no las consumes a diario, ¿son para ti un complemento en días de carrera o de entrenamientos exigentes?

Cada vez más corredores contestamos ´Sí´a estas preguntas. Y es una buena opción. Las frutas deshidratadas se han hecho un hueco en nuestra alimentación y, como deportistas en activo, lo podemos considerar un acierto. Son como una pequeña dosis de la poción mágica que hacían obtener superpoderes a Astérix y Obélix. Te explicamos algunas razones:

- Menos agua, más concentración de nutrientes. Es, básicamente, la clave. A este tipo de alimento se le ha hecho pasar por un proceso por el que ha perdido su agua. Sin embargo, todos sus nutrientes, incluyendo sus propiedades calóricas, siguen intactas en el alimento, donde han quedado concentrados.

- Energía a tope. Una de las características principales de estas frutas es que conservan una mayor cantidad de azúcar (es decir, más hidratos de carbono) en relación a la fruta habitual. Son, por tanto, ideales para deportistas que están en periodos de entrenamiento más duros o largos.

- Calorías también mayores. Si tienes ante ti un entrenamiento de domingo de esos que se hace largo, son una buena elección para tu desayuno. Con apenas una ración de unos 30-40 gramos, vas a conseguir prácticamente las mismas calorías que con una ración de fruta fresca de más del doble de peso. Por tanto, son un complemento bueno a lo que ya tengas en el plato si prevés que te va a hacer falta gasolina en el cuerpo.

- La fibra, elemento primordial. La cantidad de fibra que pueden contener estos alimentos, también se dispara con relación a la fruta habitual. Podemos encontrar algunas variedades que tienen hasta 18-20 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto en sus concentraciones más altas. La media podría estar en unos 12 gramos por cada 100 de producto. Cantidades muy altas y muy a tener en cuenta para ayudar a nuestro intestino.

- Nutrientes, a tope. Prepárate para recibir un aporte vitamínico y de minerales idóneo para épocas de entrenamientos duros. Son, para empezar, una muy buena fuente de hierro, aunque también suman calcio a la dieta, potasio, vitaminas E y B o incluso magnesio.

- Ideales durante el entrenamiento o la competición. Precisamente por todo lo que te estamos contando, son un alimento con una aportación idónea incluso en el momento del ejercicio. Pocas veces podrás encontrar esos carbohidratos, calorías, vitaminas y minerales juntos en tan poco espacio. Son fácilmente transportables como para que te acompañen en tu carrera.


Recomendaciones de consumo

A la hora de consumirlas, debes tener un par de cosas claras. En general, las raciones (tanto la ración que vayas a consumir de manera inmediata, como lo que consumas a lo largo del día) no deben ser muy grandes. Una pequeña aportación de apenas unos 30 gramos en el desayuno, por ejemplo, es un muy buen complemento. Si quieres más, bien, pero no es necesario.

El agua. Una de las grandes claves de la fruta fresca es el agua que nos aporta. Aquí esto se olvida, con lo que recuerda que tu hidratación debe estar bien compensada siempre. ¡A disfrutar!

SOBRE EL AUTOR

9.715

Articulos relacionados

Nutrición La paradoja del ejercicio
Nutrición El desayuno ideal para corredores
Nutrición La dieta post maratón

También te puede interesar

Nutrición ¿Cuándo debe tomar suplementación un corredor popular?
Nutrición Cómo deben alimentarse los corredores principiantes

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!